+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Tribuna

Preparados para coger el tren del futuro

 

Francisco Toledo Francisco Toledo
26/11/2017

El próximo jueves se celebrará la VIII Jornada Empresarial Puerto de Castellón-Mediterráneo. Este año, el foro logístico estará dedicado a la intermodalidad ferrocarril-puerto para mejorar la competitividad empresarial.

Es oportuno reflexionar sobre este tema tras la reciente decisión de ubicar la estación intermodal en el entorno del puerto, con la que ¡al fin! la provincia de Castellón tendrá una estación de mercancías con el valor añadido de que permitirá el triple cambio de modo de transporte viario/ferroviario/marítimo. Como decía Descartes hay dos cosas que contribuyen a avanzar: ir más deprisa que los demás o ir por el buen camino. En este tema iremos todo lo deprisa que podamos, pero asegurando que vamos por el buen camino. Para ello el jueves reflexionaremos sobre la situación del ferrocarril de mercancías en España, las tendencias futuras, los mejores modelos de estaciones y lo que la estación intermodal puede aportar a la mejora de competitividad de las empresas y al crecimiento de la economía y del puerto.

El transporte de mercancías por ferrocarril es una asignatura pendiente en España. Estamos a la cola de Europa. Según los datos de la agencia europea de estadística Eurostat, la cuota de ferrocarril en el transporte terrestre es en España de sólo el 5% mientras que la media de la Unión Europea es del 18%, ¡3,5 veces superior!. Por detrás de España solo figuran tres países: Luxemburgo, Irlanda y Grecia. Y si nos comparamos con los países económicamente más avanzados, el resultado es mucho peor: Alemania, 24%; Finlandia, 26%; Suecia, 33%; Austria, 44%; Suiza, 50%; ¡y en España solo el 5%!

La cuota de España es muy baja y, lo que es peor, ha ido disminuyendo con el tiempo mientras que en la mayoría de países ha crecido. El cómo se ha llegado a esta lamentable situación tiene mucho que ver con la apuesta por el desarrollo del AVE que se ha hecho desde ADIF olvidando las mercancías. Como se suele decir, estamos así porque las mercancías no votan. Pero no es cuestión de mirar atrás, afortunadamente ahora ADIF da síntomas de rectificar ese error.

Las ventajas del transporte por ferrocarril respecto al de carretera son numerosas: menor gasto energético (se estima que la misma mercancía transportada en tren consume entre 3 y 5 veces menos energía --dependiendo de la configuración y carga del convoy-- que transportarda por carretera), menores emisiones de CO2 --el sector del transporte es el segundo emisor en la UE-- y de óxidos de nitrógeno --un 88% menos--, y los costes externos del ferrocarril (contaminación, accidentalidad, ruido, impacto medioambiental, saturación, etc.) se evalúan en casi seis veces menos que los del transporte por carretera.

Todo ello tiene como consecuencia un menor coste del transporte por ferrocarril y por tanto un notable ahorro de costes logísticos de las empresas que lo utilizan. Así pues, la baja cuota de transporte de mercancías por ferrocarril en España la estamos pagando muy caro tanto en términos económicos como medioambientales. No hay cálculos económicos de lo que supone ese bajo uso del ferrocarril quizá porque no ha convenido hacerlos dado lo escandaloso que resultaría. Por tanto, esta situación no es sostenible a medio plazo. El transporte de mercancías por ferrocarril es un pilar básico de desarrollo de una economía más eficiente y menos contaminante y es absolutamente necesario que en los próximos años crezca la cuota del ferrocarril en España hasta igualarse, al menos, a la media europea.

Esto no merma la necesidad del transporte por carretera. El crecimiento del ferrocarril no se puede plantear de forma aislada. El ferrocarril debe ser el eje de un modelo logístico que combine cada medio de transporte de la forma más eficiente para adaptarse a las necesidades de la distribución puerta a puerta. El ferrocarril es limitado en sus posibilidades de oferta de servicios logísticos flexibles y necesita, por tanto, de modelos de colaboración con otros modos, especialmente con la carretera. Y en esa necesaria colaboración es donde son indispensables las estaciones intermodales.

En el empeño de incrementar la cuota del ferrocarril tienen un papel muy importante los puertos ya que por ellos pasa el 80% de las importaciones y el 60% de las exportaciones españolas y todas esas mercancías salen o llegan al puerto por vía terrestre. Así pues los puertos pueden ser grandes generadores de carga ferroviaria, como sucede ya en otros países. Pero para ello deben contar con buena conectividad por ferrocarril.

En el Puerto de Castellón somos conscientes de la oportunidad que supone tener una buena conexión ferroviaria en este contexto de futuro crecimiento de la cuota del ferrocarril. El tener bien integrado el ferrocarril en la cadena logística del puerto la hace más competitiva y por tanto los puertos que lo logren podrán atraer más tráficos tanto de importación como de exportación. Es una garantía para el crecimiento sostenible del puerto y para la mejora de la competitividad de las empresas castellonenses. Los puertos que ignoren el ferrocarril sin duda perderán importancia y el puerto de Castellón no va a estar entre ellos.

En consecuencia, desde PortCastelló hacemos una apuesta fuerte por la mejor conectividad por ferrocarril. En los próximos tres años serán una realidad la conexión ferroviaria interior entre las dos dársenas (17 millones), la estación intermodal (20 millones) y la conexión de la dársena sur con la vía general (70 millones) que permitirá liberar la vía hasta la estación de Las Palmas.

La jornada del próximo jueves es una gran oportunidad para debatir y conocer las claves y retos futuros de la intermodalidad y abordar la necesidad de unas conexiones adecuadas en cuanto al Corredor Mediterráneo y al Cántabro-Mediterráneo (dos corredores clave para la exportación hacia Europa, para la captación de carga desde Aragón y para la conexión de los puertos del norte con los valencianos). También conoceremos la visión de los operadores y empresas clientes, el tráfico portuario que puede atraerse a Castellón, y las ventajas que una buena conexión por ferrocarril pueden suponer para la exportación de nuestras empresas, todo lo cual redunda en crecimiento económico y en creación de empleo en Castellón. Para todo ello, contaremos con un panel de expertos de primer nivel y con los máximos responsables de las políticas de transporte: el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, y la consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador.

*Presidente de la Autoridad Portuaria de Castellón