+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

Tribuna

Reacciones, señor Puig

 

Beatriz Gascó Beatriz Gascó
16/08/2017

La semana pasada, tras esperar pacientemente un mes y medio, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, asistió a una reunión con el presidente de la Generalitat para proponerle un pacto educativo y que no se sintiera maniatado por el sectarismo de Compromís. Son demasiadas las veces, por no decir todas, en las que Sr. Puig da la callada por respuesta y deja hacer y deshacer a sus socios de gobierno sin pedirles explicaciones.

No es posible que a estas alturas, después de todos los líos que se han montado, de todos los recursos judiciales interpuestos por miembros de la comunidad educativa, después de que más de 300.000 personas hayan salido a la calle, aún no sepamos qué es lo que piensa el president. Yo entiendo que es muy cómodo salirse siempre por la tangente, pero hasta aquí llegó la riada, es el momento de que decida si prefiere ponerse al lado de las familias y sus derechos o enfrente. Se le ha tendido la mano desde la lealtad institucional y la responsabilidad, no tiene por qué seguir apoyando políticas radicales. El Sr. Puig tiene que sentirse libre a la hora de tomar decisiones que favorezcan a toda la sociedad valenciana.

El president tiene que empezar a exigir responsabilidades políticas. Es intolerable que no censure la insumisión de Marzà o las declaraciones de Oltra cuando acusó a los jueces de politizar la justicia tras los autos del TSJCV, retándoles a que se presentaran a las elecciones. ¿Nos hemos vuelto locos? Esta mujer se fumó en pipa la independencia del poder judicial y las garantías que proporciona el Estado de Derecho.

LO QUE ha hecho Compromís en los dos años que está al frente del área de educación no tiene nombre: han apartado a la inspección para no tener que justificarse ante nadie, suprimen las evaluaciones internas y externas para no tener que rendir cuentas, incumplen los autos judiciales, desobedecen leyes orgánicas, incumplen la Constitución y el Estatuto de Autonomía.

Y mientras el sector educativo está patas abajo, los diputados socialistas se dedican a decir que no les gusta que a la Comunitat Valenciana se le conozca como el Levante Español. A los señores no les gusta lo del Levante Español, supongo que por lo de español, pero no se les escucha chistar cuando se habla del País Valencià, es más, el PSPV lo utiliza como nombre. Sr. Puig, despierte, salga del letargo, reaccione. En una de las manifestaciones que se realizaron la pasada primavera la gente gritaba: «¡no volem, no volem, un ninot de president!», en sus manos está serlo o no.

*Diputada autonómica del PP

 
 
1 Comentario
01

Por vicentboschipaus 15:45 - 16.08.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vosaltres vau tancar unes 800 aules, els radicals n'han reobert més de 500. Llavors qui és el radical? A vosaltres tot el que us ensume a valencià us fa nosa, li teniu odi, el menyspreeu. I per una alumne volen que tota la resta no tinga el seu dret en línia valenciana. A Catalunya, trilingüe, va per davant de nosaltres, quasi monolingües, en els informes PISA. I com a bons mentiders com a Alemanya en els anys trenta us dic: Així, el ministre de Comunicacions del règim nazi, l'alemany Joseph Goebbels, pare de la manipulació mediàtica moderna, va poder dir: "A qui ha de dirigir-se la propaganda: als intel·lectuals o a la massa menys instruïda? 'Ha de dirigir-se sempre i únicament a la massa! (...) Tota propaganda ha de ser popular i situar el seu nivell en el límit de les facultats d'assimilació del més curt d'enteniment d'entre aquells a qui s'adreça. (...) La facultat d'assimilació de la massa és molt restringida, el seu enteniment limitat; per contra, la seva falta de memòria és molt gran. Per tant, tota propaganda eficaç ha de limitar-se a alguns punts forts poc nombrosos, i imposar-los a força de fórmules repetides per tant de temps com sigui necessari, perquè l'últim dels oients sigui també capaç de captar la idea. En altres termes, la seva famosa frase que ho resumeix: "Menteix, menteix, menteix, que alguna cosa queda".