+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A fondo

La realidad de los #dosayuntamientos

La cosmética les sirvió para llegar, pero les va a catapultar al más absoluto fracaso

 

La realidad de los #dosayuntamientos -

Luis Martínez Luis Martínez
14/06/2018

Tras tres años de inoperancia, los dos ayuntamientos de Almassora están mostrando su verdadera cara. A un año de elecciones y con los resultados de la nefasta gestión que PSPV y Compromís llevan a sus espaldas se les ha caído la careta evidenciando que todo ha sido una operación de maquillaje con una fecha de caducidad que ha expirado en el momento en el que hemos ido viendo resultados. Dicen los expertos en marketing que no basta con ofrecer un buen producto sino que también es necesario ofrecer una buena experiencia de compra y en este caso la experiencia de compra ha sido nefasta. La cosmética y el maquillaje les sirvió para llegar y les ha ayudado a mantenerse, pero les va a catapultar al más absoluto fracaso a cuenta de los resultados que ya vamos viendo.

El día a día en Almassora es desesperanzador. Los mismos que venían a escuchar a los vecinos y que hace nueve meses se comprometieron a redactar el informe de ruina técnica para ejecutar el derribo del edificio 167, ayer votaron en contra de la demolición y, por tanto, del sentir general de los vecinos. Estos mismos que se escondían detrás de la pancarta y se colocaban una chapa en la solapa con su «no a los recortes» son ahora amigos de los eufemismos y cómplices con su voto de unos recortes que PSPV y Compromís oculta tras unos reajustes de plantilla la liquidación de las consultas de internista y traumatología que hasta hace año y medio se ofrecían en el Centro Sanitario Integrado (CSI) Pío XII, que impulsó el PP, y que evitaba que los vecinos tuvieran que desplazarse a Castellón para recibir estas asistencias.

Dejadez manifiesta que también vemos en los dos ayuntamientos incapaces por tercer año consecutivo de adjudicar un chiringuito de ocio en la playa de Almassora dejando a los jóvenes sin posibilidades de ocio en época estival y obligándoles a desplazarse a otras localidades para que puedan disfrutar. Inoperancia que se extrapola a la licitación del proyecto del colegio Regina Violant cuyas obras están paralizadas y cuyos alumnos llevan más de año y medio en un centro educativo de ladrillo sin entender el por qué de su situación.

Este es el balance y la realidad de la gestión de un gobierno a dos bandas, con mucha operación de marketing y maquillaje, muy preocupado por ocupar el sillón de alcaldía pero muy alejado de los vecinos de Almassora.

*Portavoz del PP en Almassora