+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

punto de vista

Rentrée

 

Rentrée -

Vicent García Nebot Vicent García Nebot
03/09/2020

Hermanos: seguramente, después de este mes de agosto con comidas, cenas y saraos con vuestros grupos de amigos o incluso con familiares, ya estaréis dispuestos a que nos confinen a todos de nuevo en cualquier momento. Es lógico, somos mediterráneos y necesitamos el contacto social y, sobre todo, nos encanta pasarnos por el forro las recomendaciones de las autoridades sanitarias y de las otras.

Si el tope para reuniones de este tipo son 10 personas, ¿por qué no reunirnos 12? Si total por dos más no va a pasar nada y nadie tiene por qué enterarse. Somos así y es lo que hay.

Ahora bien, con la vuelta al cole de los niños hay que ser muy estrictos. Con el peligro que hay no deberíamos meterlos en esa olla a presión de virus que son los colegios. Corremos el peligro de que, a los 14 días de empezadas las clases, a mediados de septiembre, estemos todos cerrados en casa con coronavirus hasta las cejas y sin la posibilidad de que un champú nos lo quite de encima, como pasa con los piojos cuando entran en una clase.

Por eso yo recomiendo que las clases se den en las terrazas de los bares. Ya que, como hemos visto este verano, son sitios en los que guardando las distancias de seguridad entre mesas y grupos de 10 como máximo, es posible quitarse la mascarilla con toda tranquilidad sin que pase nada. Eso sí, siempre que el camarero (en este caso el profesor) lleve mascarilla.

Para los que opten por la educación nocturna, siempre caben las discotecas donde se pueden seguir las mismas pautas, pero sin bailar ni El corro de la patata.

En fin, que para unas cosas somos muy estrictos y para otras nos relajamos muchísimo. H

*Urbanista