+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

A fondo

Los sanitarios no merecen que les mientan

Las cifras que da el Gobierno cada día no dependen de los contagios sino de los tests realizados

 

Vicent Sales Vicent Sales
05/05/2020

El pasado viernes, el Ministerio de Sanidad --que es quien tiene el mando único en la lucha contra la pandemia del covid-19-- afirmó que el número de contagios había sido el día anterior de 1.175. El caos en la contabilidad oficial es tal que esa información de contagios la daba el Gobierno a la vez que informaba de que se habían detectado también 1.247 nuevos contagios entre el personal sanitario.

El desastre y la falsedad protagonizaron la comparecencia del director del centro de coordinación de emergencias, Fernando Simón, que tuvo que explicar por qué el número de sanitarios contagiados supera al número de casos totales contabilizados por el Gobierno.

«Los sanitarios son un grupo particular» dijo Simón. «Se les están haciendo pruebas a muchos de ellos, que iniciaron síntomas hace ya bastante tiempo. No son nuevos casos infectados», afirmó Simón.

¡Cómo se puede tener tan poco apego a la verdad y a la ciencia!

Las cifras que da el Gobierno cada día en ningún caso dependen de cuántos nuevos contagios hay, sino de cuántos tests se realicen, despreciando absolutamente contabilizar a aquellos contagiados que por ausencia de tests, no computan en ninguna estadística oficial.

Los datos que da el Ministerio, por tanto, no son verdad, pero es la verdad oficial. Y con ella trabajamos.

El Ministerio computa solo a los que se han hecho un test, aunque haya cinco veces más personas diagnosticadas por los médicos en los centros de salud, pero esos los desprecia estadísticamente.

El pasado viernes, un periodista se dio cuenta de la manipulación y preguntó ¿cómo es posible que haya 1.175 si solo entre el personal sanitario suman 1.247? Y entonces Simón, el mismo que dijo el 30 de enero que no íbamos a tener más que un caso diagnosticado --y ya llevamos más de 25.000 muertos oficiales--; el mismo que decía que las mascarillas «¿para qué?» --y ahora son obligatorias--; volvió a falsear la realidad.

El Gobierno está manipulando todas las cifras, empezando por el número real de muertos, porque a todo el que no tiene el test realizado lo elimina de su estadística, a pesar de que la OMS pide que se incluyan todos, porque si no es así, no puedes calibrar la realidad de la epidemia. No le interesa que la población sepa el número real de muertos y trata de suprimirlos de todas sus estadísticas. Gente fallecida en las residencias de mayores sin que nadie les hiciera un PCR no computan como fallecidos por coronavirus.

Mienten también en el número de tests realizados. La semana pasada tuvimos el bochorno de dejar en evidencia a la OCDE, a la que enviamos datos sumando PCR y tests rápidos, esos que según Simón no sirven para computar los nuevos contagios de los sanitarios.

O sea, a la opinión pública, que le tendríamos que dar toda la información, se la ocultamos. Pero a la OCDE, que solo te pide el número de PCR que has realizado, le das la suma de los dos tipos.

Todo para decir que éramos los que más tests hacíamos, cuando se ha demostrado que es mentira. Hay que lanzarle a la población consignas aunque sean mentira.

Mientras, hay sanitarios a los que nadie les ha hecho un test. Y son estos, los sanitarios que se están dejando la vida, los que menos merecen que el Gobierno de Pedro Sánchez les mienta.

*Portavoz del grupo popular en la Diputación de Castellón