+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Señales de alarma en Finlandia

 

La apretada victoria socialdemócrata en las elecciones legislativas celebradas el domingo en Finlandia apenas desmiente el hecho cierto de que la extrema derecha se ha consolidado como alternativa de Gobierno al quedar solo un escaño por detrás del partido ganador: 40 a 39. Ese dato, unido a la extraordinaria fragmentación del abanico parlamentario, confirma que la irrupción del populismo ultra ha hecho saltar por los aires el statu quo y ha descoyuntado el reparto de papeles entre los partidos tradicionales. Algo que, salvo un compromiso explícito de estos para levantar un cordón sanitario en torno al universo ultra, entraña el riesgo de que más temprano que tarde la extrema derecha se haga con el Gobierno de uno o varios socios de la Unión Europea.

La felicitación inmediata de Marine Le Pen y Matteo Salvini a Jussi Halla-aho, líder de Verdaderos Finlandeses, no deja lugar a dudas en cuanto a la posible interpretación del resultado: la extrema derecha francesa e italiana se siente reforzada a mes y medio de las elecciones al Parlamento Europeo. Y es consciente de que, a medio plazo, la división de la derecha, la desorientación de la socialdemocracia y la debilidad de diferentes formas de nueva izquierda complican la configuración de un frente democrático sólido que garantice el aislamiento de la oferta ultra. Un paisaje en el que debe incluirse el efecto pernicioso del brexit y el desafio planteado por el nacionalismo rampante en Hungría y en Polonia, y al acecho en otro lugares.

En plena vorágine de la campaña electoral en España, acaso la más sórdida y vociferante de cuantas ha habido, la izquierda debe tomar buena nota de lo sucedido en Finlandia --se auguraba a la socialdemocracia un resultado mejor, más desahogado--, y el contagio o efecto multiplicador que puede tener de aquí al día 28. Entregado el PP con armas y bagajes a un pacto poselectoral con Vox, y decidido Ciudadanos a calcar en el Congreso la mayoría acordada en el Parlamento andaluz, solo el bloque progresista puede garantizar que el neofranquismo no contaminará el futuro Gobierno. Ni la distancia geográfica ni la diferencia entre tradiciones políticas reduce los riesgos porque la consolidación de los ultras finlandeses es fiel reflejo de un fenómeno europeo en auge en todas partes que impugna la cultura liberal de las sociedades abiertas.

   
2 Comentarios
02

Por Micalet 11:49 - 16.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Uds. siguen erre que erre pero yo no voy a bajar del burro y cada vez que lea su maligna interpretación de los hecho les contestaré como se merecen. Se atreven una vez mas a descalificar el postacuerdo del partido popular con Vox y nunca han condenado los acuerdos del traidor sanchez con lo peorde lo peor de los partidos politicos que hay en España. En Alemania algunos de estos partidos no seria legales. Que cara mas dura tienen. ¿Y no será que en Europa la gente de algunos paises ya estan hasta los cataplines de los mal llamdos progres de izquierdas y ultra izquierda y prefieren a otros partidos antes que a ellos? Y lo normal si la gente fuese normal es que Vox arrasase viendo lo que plantea el traidor de Sanchez, eso seria lo normal y lo anormal es votar a un traidor sabiendo que va a cargarse España como ya ha demostrado en el tiempo que ha usurpado la MOncloa. Eso seria lo normal y no lo que Uds. defienden que es una vergueza y que algun dia tenian que pedirles responsabilidades de lo que pueda pasar en España por apoyar a traidores , etarras, extrema izquierda y comunistas.

01

Por udelaplana 7:31 - 16.04.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo mas significativo es que deja de tener sentido aquel refrán de "¿Donde va Vicente? Donde va la gente". Cada vez mas la gente se informa , escucha y ENTIENDE los mensajes de los políticos. Cada vez tienen menos efectos los mensajes populistas y escogemos en función de nuestras preferencias. Es como personalizar nuestro coche. Ahora personalizamos nuestro voto. De ahí surge la fragmentación del voto. Luego surgirá ese dialogo típico de comunidades de vecinos , en el que cada uno quiere una cosa y al final todos se juntan.