+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

Sillones a cambio de nada

 

Marta Barrachina Marta Barrachina
12/08/2019

Intercambio de sillones. El presidente en funciones del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha visitado la Comunitat valenciana. Lo hizo no para anunciar inversiones o resolver los problemas de los castellonenses, valencianos o alicantinos, sino para negociar con Compromís su sillón en la Moncloa. Así de crudo, así de real.

Sánchez sabe que los nacionalistas valencianos son decisivos para garantizar su acceso a la presidencia, del mismo modo que ya lo han sido en el caso de la Generalitat, donde el Pacte del Botànic II solo ha servido para multiplicar el gasto de la Administración autonómica y, sobre todo, disparar el número de asesores hasta máximos históricos.

Porque sí, al final, de sillones va el juego. El socialista Ximo Puig le ha dado a Mónica Oltra todo lo que le ha pedido, para tenerla contenta, y ahora Pedro Sánchez, jefe del PSOE, reclama la contraprestación en el ámbito nacional. Por eso el de Morella participó en la reunión, ejerciendo de árbitro y sacando la cartulina roja para que los de Compromís no se pasaran de la raya.

Solo así se entiende que Mónica Oltra y su representante en Madrid Joan Baldoví se mostraran tan mansos y Pedro Sánchez saliera allí con prácticamente un sí a su investidura, si es que consigue los 176 apoyos que necesita (¿alguien lo duda?).

La reforma del modelo de financiación autonómica es una de las reivindicaciones históricas en la Comunitat Valenciana. El actual modelo penaliza a nuestra autonomía con 1.000 millones de euros de financiación menos que la media. Es decir, el sistema en vigor otorga a otros territorios más dinero por persona que a los castellonenses. Exactamente 186 euros menos que la media española, e incluso 834 euros menos que un cántabro. No, no todos los españoles somos iguales.

Y esa desigualdad, que es fruto de la reforma que el socialista Rodríguez Zapatero instauró en el año 2009, no ha hecho más que acrecentarse, dejando a Castellón, València y Alicante a la cola de las inversiones y el gasto social.

El problema es que ahora que manda el PSOE, Ximo Puig y sus socios de Compromís han pasado de hacer bandera de la reforma de la financiación a mirar hacia otro lado y tragar con todo. Pedro Sánchez salió de la reunión con Oltra con un sí bajo el brazo más grande que el Penyagolosa, sin compromisos concretos. Una vez más, perdemos los ciudadanos de Castellón.

*Alcaldesa de Vall d’Alba, diputada provincial y vicesecretaria del PPCS