+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

A fondo

Todo en un día

Las decisiones del Consell en esta legislatura han dolido mucho a los vecinos de Castellón

 

Miguel Barrachina Miguel Barrachina
26/03/2019

Cierto. Nos lo jugamos todo en un día, el Gobierno de España y el gobierno autonómico. Nos jugamos el empleo y las pensiones, pero también eliminar el impuesto de sucesiones, los requisitos lingüísticos y frenar la hoja de ruta catalanista que Puig y Oltra han impreso a sus políticas.

Las decisiones del Consell han dolido mucho a los vecinos de Castellón. La sanidad ha pasado a ser en la legislatura del Botànic, según una encuesta hecha pública por Ximo Puig, el segundo problema para los castellonenses. El intento de desmantelar el Hospital Provincial de Castellón ha sido el ataque más atroz al corazón sanitario de esta provincia. Las listas de espera en todos los hospitales son un verdadero escándalo.

La ausencia de inversiones en la provincia de Castellón por parte del Consell clama al cielo. En educación sacaban, cuando estaban en la oposición, pancartas y camisetas a diario. El «anem a arreglar-ho» de Puig ha acabado siendo el gran engaño electoral y no han construido ni un solo colegio en nuestra provincia, ni en la Comunitat Valenciana.

La educación es, en manos de la izquierda, un instrumento para imponer su ideario. Han eliminado el distrito único y ya no somos los padres los que elegimos el colegio de nuestros hijos, sino que lo hace la administración por un código postal; han intentado imponer su chantaje lingüístico a nuestros hijos premiando con título de inglés a los niños que elegían más horas en valenciano. E intentaron imponer el islam en Almassora, Segorbe y Altura, un intento fallido gracias a la presión de la comunidad educativa.

En esta legislatura han despreciado constantemente a la Diputación y han ignorado a nuestra agricultura y a los agricultores, sobre todo al sector citrícola que este año ha vivido la peor campaña de las últimas décadas.

Frente a su ataque a la provincia, el Partido Popular somos los únicos que defendemos a la provincia de Castellón. De hecho, han prohibido a la televisión À Punt, que dirigen Mónica Oltra y Ximo Puig, referirse a la provincia de Castellón como lo que somos, provincia de Castellón. Y ahora nos llaman «comarques del nord».

El próximo 28 de abril tenemos la oportunidad de dejar atrás la hoja de ruta nacionalista que intenta imponer Ximo Puig, el jefe de un gobierno que ha sido condenado hasta en 11 ocasiones por la justicia por el sectarismo en las aulas. Es el mismo gobierno que da ayudas millonarias a las empresas de los hermanos del presidente y a entidades procatalanistas para imponer, desde las aulas, su ideario independentista. Son los mismos que hace meses eliminaron el bilingüismo en el nombre de Castellón, en contra del sentir mayoritario de sus gentes.

Vamos a tener la suerte de poder pasar la página de Ximo Puig, Mónica Oltra y Pedro Sánchez e Iglesias, el mismo día, a la misma hora, para que Isabel Bonig y Pablo Casado puedan liderar nuevos proyectos en la Comunitat Valenciana y España.

*Presidente PPCS y candidato a les Corts