+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna

Víctimas de su propia estrategia

 

Mario García Mario García
05/02/2018

Los políticamente correctos, los que piensan más en los tuits que en la realidad que va más allá de las redes sociales, se están convirtiendo en las víctimas de sus propias palabras y lo cierto es que lo llevan bastante mal, para tratarse de su estrategia, porque no acaban de asumir aquello de «Pagar con la misma moneda».

El portavoz del PSOE de Nules es un ejemplo de manual de como las circunstancias se te pueden volver en contra cuando estás obsesivamente pendiente de lo que dicen los de enfrente para coger cualquier coma mal puesta y convertirla en un dardo envenenado. Porque él, como muchos como él, se cree infalible y no solo no lo es, sino que demuestra evidentes carencias a la hora de asumir sus responsabilidades.

En el último pleno él solito generó una polémica de la que se atrevió a responsabilizar a la concejala del Partido Popular que decidió no consentirle su arrogancia y ese toque de chulería que exhibe cada vez que se dirige al PP.

Todo vino a cuento de una propuesta de nuestro partido. Sugeríamos a los que se juntaron solo para que no gobernáramos a pesar de haber ganado las elecciones, que hicieran algo por la gente del sector agrícola que se queda sin trabajo, que cada vez trabaja menos y por lo tanto ingresa menos. Les propusimos que destinaran parte del remanente de tesorería a proyectos para ofrecerles alternativas laborales.

El señor portavoz socialista y segundo de a bordo del pacto del gasto, soltó una de sus perlas al decir algo así como que no veía a las encajadoras de una cooperativa que ha cerrado haciendo un carril bici. Se ofendió cuando le acusamos de machista, cuando lo ofensivo es su nula capacidad para asimilar sugerencias y su irrespeto hacia el PP.

Su obligación no es la de valorar si las encajadoras tienen o no capacidad profesional para desempeñar ese trabajo, porque su obligación es la de poner a su alcance las herramientas necesarias para que sí que las tengan. Presumen de tantas cosas, que no hacen más que exhibir sus carencias y, como es normal cuando no hay un proyecto sólido, la boca les pierde y por supuesto también las formas. No sé si será machista, pero sí que es un mal gestor.

*Concejal y presidente PP de Nules