+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La visita de Erdogan al Papa

 

El papa Francisco no da puntada sin hilo. Se cobró el nada diplomático plantón de casi 20 minutos que le dio el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en visita oficial al Vaticano regalándole un medallón que representa a un ángel de la paz estrangulando al demonio de la guerra.

La visita coincide con la intervención directa de Turquía en la guerra de Siria, concretamente contra las milicias kurdas. Las relaciones entre el centro del catolicismo mundial y una Turquía en plena islamización política y social pueden definirse como discretas. La última visita de un presidente turco a la Santa Sede fue en 1959, cuando aún no había relaciones bilaterales entre el Vaticano y Ankara.

El clima del viaje que hizo Francisco a Turquía en el 2014 fue escasamente cordial. Durante una visita a Armenia en el 2016 el uso que el Pontífice hizo de la palabra genocidio, definición rechazada por Turquía para definir las masacres ocurridas allí en 1915 y 1916, desató una ola de críticas al Vaticano. Ahora sin embargo, a Erdogan le conviene mejorar sus relaciones en un momento en que la puerta de Europa sigue cerrándose. La decisión del presidente Trump de trasladar la embajada de EEUU de Tel-Aviv a Jerusalén les ha acercado, ya que ambos son contrarios a este cambio.

Esta cuestión fue uno de los puntos clave de la audiencia. Sin embargo, se incluyó en un contexto sobre la paz y la estabilidad en la región mediante el diálogo, algo que la intervención militar de Turquía en Siria dificulta.