+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Opinión

 

A fondo

Vítol

 

Carrasco
13/02/2016

Nunca he sido concejala de Fiestas de mi ciudad, pero puedo imaginar la dificultad de asumir ese cargo. Tratar de contentar a todos los colectivos, lidiar con infinitas dudas, atender reclamaciones de aquellos que se sienten agraviados, acertar con el programa... Lo que quiero decir con esto es que el área de Fiestas en un Ayuntamiento de una gran ciudad como Castellón no es una competencia menor.Y prueba de ello es que tan solo a un mes de nuestras fiestas fundacionales se produjo la primera dimisión en el equipo de gobierno, precisamente de la concejala de fiestas.

Desde el Grupo Municipal Popular hemos guardado un prudente y respetuoso silencio a lo largo de estas últimas semanas en las que hemos leído, visto y escuchado un sinfín de protestas por parte de distintos colectivos: gaiatas, collas, artesanos, bodegas de Castellón, etc. debido a las decisiones adoptadas por el bipartito. Y hemos callado para no interferir en el trabajo que de forma desinteresada y con enorme ilusión está llevando a cabo la nueva Junta de Fiestas, con mucha dedicación e incalculable esfuerzo debido a todas las trabas que se están encontrando. Pero todo tiene un límite y el gobierno lo ha sobrepasado. Por eso el pasado jueves emitimos un comunicado en el que manifestábamos nuestro profundo malestar ante las reiteradas acusaciones vertidas por parte de miembros del actual gobierno en relación a la gestión en materia festiva de los anteriores gobiernos del Partido Popular. Los populares consideramos intolerables las alusiones a “una supuesta discrecionalidad con la que actuaban los anteriores concejales del PP”. Estas acusaciones son propias de quien busca desesperadamente culpables para esconder su propia incompetencia. Por eso les instamos a centrarse en lo que tienen que hacer: trabajar con diligencia y eficacia, no con prisas y malas praxis como ayer mismo hicieron constar, una vez más, al convocar con apenas unas horas de antelación la reunión del Consejo Rector del Patronato Municipal de Fiestas que debía aprobar tanto el programa como el nombramiento de la nueva gerente.

Señores, dejen de llorar, de quejarse y de buscar culpables, que aún no se han enterado de que los que gobiernan son ustedes. Gobernar es tomar decisiones. Y como no pueden, no quieren, y no saben, tratan de escurrir el bulto echando la culpa a “los de antes”. Eso es como cuando el alumno saca un cero en un examen y dice que el profesor le tiene manía.

Aun con todo, estoy segura de que las Fiestas de la Magdalena 2016 serán un éxito, y de que no habrá sido, ni de lejos, gracias al actual gobierno. H

*Portavoz del PP en Castellón