+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CRISIS HUMANITARIA

Unos 130 refugiados en la frontera serbo-húngara entran en huelga de hambre

Los manifestantes piden a Budapest que les abra el paso a la Unión Europea

 

EFE / BELGRADO
25/07/2016

Unos 130 refugiados que llegaron anoche desde Belgrado en una "marcha de protesta" a la frontera con Hungría han iniciado una huelga de hambre para pedir a Budapest que les abra el paso a la Unión Europea (UE), informó hoy la televisión serbia RTS.

La emisora pública indicó que esos inmigrantes se han instalado en un terreno arenoso a unos 500 metros de la zona de tránsito húngara en las cercanías del paso fronterizo de Horgos/Roszke. Se negaron a usar unas 30 tiendas de campaña preparadas para ellos en un campo improvisado en el que ya hay unos 650 refugiados a la espera de entrar en Hungría.

Ese país comunitario ha introducido hace semanas unas normas restrictivas de asilo y deja pasar sólo a unas 30 personas por día. La gran mayoría de los 130 llegados anoche provienen de Afganistán y Pakistán y son considerados en la UE inmigrantes "económicos", con escasas posibilidades de obtener asilo. Unos 300 refugiados partieron el viernes desde Belgrado en una "marcha de protesta" de 200 kilómetros, que transitaron en parte a pie. El resto desistieron de la protesta.

El ministro serbio de Asuntos Sociales, Aleksandar Vulin, declaró hoy a la RTS que en Serbia hay cerca de 3.000 emigrantes y que su número no crece desde que la pasada semana unidades conjuntas de la Policía y el Ejército patrullan para proteger las fronteras de la entrada ilegal. "El número de entradas desde Bulgaria y Macedonia va decreciendo, no porque ha pasado la crisis sino porque hemos introducido nuevas medidas", dijo Vulin. Advirtió de que los refugiados que pidan asilo en Serbia serán alojados en centros de acogida, "y que quien no lo hace será devuelto al país del que ha llegado".

Los inmigrantes consideran a Serbia país de tránsito hacia sus destinos en la UE, como Alemania, y muy pocos han pedido asilo.Serbia es, junto con Macedonia, Croacia y Eslovenia, parte de la llamada "ruta de los Balcanes", por la que hace un año llegaron decenas de miles de personas a países ricos de Europa, principalmente desde Oriente Medio, y muchos intentan aún hacer lo mismo a pesar de que la "ruta balcánica" fue oficialmente cerrada en marzo pasado.