+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

NECROLÓGICA

Alfredo Cadroy Gil

 

16/09/2004

Ha fallecido Alfredo Cadroy y acaba aquí un ciclo vital que empezó con la herencia de la fonética aragonesa de sus padres en las primeras palabras de ilusión; siguió en su periplo de profesor por La Vall d´Uixó, ejerciendo de enseñante desde la palabra y la llegada a Castellón después para ocupar plaza en el Colegio Carles Salvador, donde ya en su léxico se mezclaban los sonidos de nuestras dos lenguas.

Recuerdo su breve pero ponderado paso por la Dirección Territorial de Cultura en la Conselleria y su presencia posterior en el grupo municipal socialista como concejal destacado entre 1987 y 1991 en el ayuntamiento que tuvo como alcalde a Daniel Gozalbo, con quien siguió después en la oposición cuando el alcalde era José Luis Gimeno. En mis años de gestor cultural siempre encontré la sonrisa y la comprensión de Alfredo, sus palabras de ánimo, sus deseos de servir a los castellonenses aunque sin perder nunca su condición de maestro, que le permitió acercarse a la Universidad Jaume I como profesor invitado en actos puntuales.

Cuando Juan Callao fue designado por el PSOE para las elecciones de 1995, que volvió a ganar el PP, Cadroy siguió en la lista y aportó sus conocimientos un tiempo hasta que el infarto le obligó a apartarse del servicio activo.

No perdió nunca la ilusión de hacer algo por Castellón, y como otros seres humanos, ocupó el tiempo en investigar, escribir y también ilusionarse por publicar sobre nuestra historia, las tierras de nuestras comarcas, la filosofía de vida que podía hacernos a todos un poco mejores. Me hizo propuestas que escuché con mucha atención y agradecí que su mente siguiera buscando nuevas tecnologías y renovados caminos. No pudo cerrar el ciclo como pretendía, pero le animó hasta el final su espíritu abierto y su cordial talante. Isabel, su esposa, y sus hijos sobre todo, saben que Alfredo Cadroy dejó buenos amigos en su pueblo de acogida, en este Castellón por el que entregó sus mejores años.

S. Bellés