+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TECNOLOGÍA

Así se estafa con el bitcoin

Los usuarios más veteranos advierten contra promesas de grandes beneficios y cuestionan su intención

 

EL PERIÓDICO
27/01/2018

La dificultad de obtener nuevos ('minar') bitcoins, por el precio de la electricidad, el coste del equipo y el tiempo requerido, ha llevado a los interesados en las criptomonedas a buscar sistemas alternativos para conseguirlos. Y a los delincuentes a aprovecharse del interés por ello, ayudados por el desconocimiento que existe sobre estas nuevas técnicas y, en general, por cómo funciona el mundo del dinero. También los piratas informáticos, que ya han convertido las carteras de criptomonedas (los llamados monederos) de ordenadores ajenos en sus nuevos objetivos.

La forma más sencilla actualmente para invertir en bitcoin es comprar uno (o parte), pero hay quien no se queda ahí. En los foros abundan las ofertas de sociedades que ofrecen invertir (léase especular) con la criptomoneda con la promesa de rendimientos periódicos, y las de empresas que ofrecen utilizar ordenadores en otros países (como China o Islandia) para intentar 'minar' sus propias monedas, o que ofrecen paquetes de inversión basados en el 'minado' con ganancias muy por encima de otros productos. Ambas están bajo las sospechas de los 'bitcoiners' más veteranos.

Kodak, la multinacional conocida por sus cámaras fotográficas, anunció en la feria CES de Las Vegas que prestaba su nombre para un servicio de alquiler de ordenadores dedicados a 'minar' bitcoins, Kashminer, que reparte los beneficios al 50% con la compañía. Aun así, por 3.400 dólares, el cliente recibiría unos 9.000 euros en dos años, según han difundido los asistentes. Algunos expertos ya han puesto en duda esas cifras y cuestionan la fiabilidad y la seguridad de la operación ante la extrema fluctuación que sufre el bitcoin.

Muchas comunidades
Los veteranos catalanes de la comunidad de bitcoin se escandalizan ante casos de tanto beneficio, de falso 'minado' o de ventas a futuro de la criptomoneda y temen que la mala fama pueda empañar la buena salud y reputación de las criptomonedas, que suscitan mucho interés en Meetup. Solo en Barcelona hay una treintena de comunidades en esta plataforma, de las que una docena pasan de los 300 miembros (aunque algunos están en varias).  

“Hay propuestas que parecen chiringuitos financieros. Y cada vez hay más. Hay que estar muy atento, porque pueden ser estafas piramidales encubiertas que empiezan pagando hasta que colapsan”, afirma Carlos B. Steinblock, de la consultora BTC Guardian y miembro de la asociación Blockchain Catalunya. “Hace mucho daño al bitcoin y al blockchain, que es la tecnología que hay detrás, que se identifiquen con dinero fácil. Y hay que ir con cuidado”, alerta Aleix Ripol-Creuheras, promotor de la Barcelona Bitcoin Community.

Recomendaciones pagadas
También muchas de las supuestamente bienintencionadas recomendaciones que se encuentran en los foros de bitcoins son enlaces que dan una comisión a quien las pone. En muchos foros están expresamente prohibidos y sus administradores no paran de advertir contra ellos.

Ya hay incluso demandas judiciales, como la que lleva el abogado David Maeztu contra un empresario de Girona que gestiona cajeros de bitcoin en varias localidades y que agrupa a cinco afectados que invirtieron en una gestora de fondos en criptomonedas que prometía beneficios semanales. Para la empresa, que defiende su liquidez, los demandantes no entendieron en qué invertían y ahora reclaman “cantidades usureras y astronómicas”. El tema está aún en investigación.

Por ahora, las únicas detenciones por estafas sobre bitcoin son las vinculadas a la gestora búlgara Onecoin, que han significado su cierre tras una operación de Europol. La empresa está siendo investigada en 15 países por haber creado un supuesto esquema Ponzi.

 

CLAVES


 ¿Qué son las criptomonedas?

 El bitcoin es la más conocida de todas las monedas digitales o criptomonedas. A diferencia de las monedas de curso legal, no están avaladas por una autoridad central (generalmente un banco nacional) sino por una comunidad de usuarios ayudados de una tecnología, el blockchain, y un software que encripta los datos de una transacción y los vincula a un momento concreto. Ese registro (quién, cómo, cuándo, cuánto y dónde ha movido dinero) se protege con un cifrado que hace teóricamente imposible su alteración y garantiza la confianza de los usuarios. El éxito del blockchain ha hecho que como tecnología se pueda aplicar a otros ámbitos como los seguros, los contratos o la generación de energía.

 ¿Por qué ha triunfado el bitcoin?

 Una tecnología suele basar su éxito en factores como que resuelva una necesidad, sea fácil de usar y resulte fiable. El bitcoin cubre varias de esas premisas. Creada en el 2009, en plena crisis económica mundial, responde al sueño de vivir en un sistema monetario que no controlen los bancos y con transacciones internacionales no sujetas a impuestos. La realidad es que todos los gobiernos, incluido el de España, persiguen controlarla y que los bancos no han tardado en vigilar su desarrollo y estudiar cómo beneficiarse del blockchain. Pero también comunidades las han usado como incentivo del comercio como monedas sociales. 

 ¿Por qué hay tanta especulación?

 La promesa de esquivar los impuestos a las transferencias transnacionales ha sido clave. Inversores muy conocidos en el Silicon Valley como Tim Draper (Hotmail, Skype), los hermanos Winklevoos (Facebook) o Peter Thiel (Paypal) han comprado bitcoins. Varios organismos como la OCDE, el Banco Central Europeo o la CNMC han advertido contra la posibilidad de pérdidas por las fluctuaciones que experimenta la criptomoneda, poco aptas para cardíacos. Comenzó el 2017 a poco más de 300 dólares, llegó a diciembre a 20.000 pero dos semanas más tarde estaba en 10.000.  Pero quienes los obtuvieron en el 2013 (cuando llegó a caer a los 13 dólares) y los han vendido ahora a 20.000… han beneficiado a Hacienda porque cuando se venden tributan como ganancias patrimoniales.