+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Blanca Portillo: "Pau Freixas es un genio en televisión"

Para la actriz, que protagoniza 'Sé quién eres', esta serie "es la confirmación de que la ficción española está a la altura de la de un país como EEUU"

 

Blanca Portillo, durante la presentación de la serie 'Sé quién eres'. -

TXERRA CIRBIÁN
12/02/2017

Blanca Portillo es una de nuestras premiadas actrices de teatro, cine y televisión, además de gran directora teatral. A sus 53 años, esta mujer madrileña ha trabajado para todos los grandes, desde Pilar Miró (El perro del hortelano) hasta Pedro Almodóvar (Volver, Los abrazos rotos), pasando por Mario Camus (El color de las nubes), Álex de la Iglesia (La chispa de la vida) y Gracia Querejeta (Siete mesas de billar francés). 

En televisión ha hecho numerosos papeles: la inolvidable peluquera Carlota de '7 vidas'; la Rosa Ballester de ‘Acusados’; sor Eulalia de ‘Niños robados’, y la Mariana de ‘Chiringuito de Pepe’. Ahora encarna a una jueza casada con el desmemoriado abogado Juan Elías (Francesc Garrido), en la serie ‘Sé quién eres’, de Pau Freixas.

 

Vuelve usted a meterse en la piel de una magistrada... Sí, es la segunda vez que interpreto a una jueza, pero no tienen nada que ver. Coinciden en su profesión, son personajes que no tienen nada que el uno con el otro. Sin destripar mucho la trama, diré que su lado profesional no tiene una presencia permanente en la historia, porque en ese momento no está ejerciendo como tal, aunque el hecho de que ella se haya dedicado durante muchos años a ser juez será algo que le pasará factura en su vida. 

Interpreta a una mujer que es jueza y tiene que confiar en su marido, cuando este es el principal sospechoso, debe ser complicado… Bueno, partes de esta base. Es una mujer que lleva casada con su marido veintitantos años y que este se dedica también a las leyes, porque ella es juez, pero él es abogado, y que de repente no la reconoce, que toda su vida se ha borrado de su cabeza. ¿Cómo se enfrenta una a eso? Creo que no hay conflicto mayor para un personaje. Que la persona en la que has confiado, que es el padre de tus hijos y con la que has construido toda tu vida, no sabe quién eres y tú tampoco le reconoces. Ese es el camino que hay que hacer en diez capítulos [ríe].

¿Cómo se enfrenta una jueza a un terremoto mediático como el que provoca el caso? El tema de los juicios paralelos, los de la calle, es muy fuerte. Cuando la gente decide quienes son los buenos y quienes lo malos, cuando los medios castigan desde el principio a una persona que todavía no se ha demostrado que sea o no culpable, que es o no es inocente. Y todo ello mezclado con una historia personal. Lo único en que ella cree es que su marido es inocente, porque si no significaría que lleva muchos años viviendo con un asesino. 

Hubiera sido divertido verla competir consigo mismo en esta serie y ‘Chiringuito de Pepe’. Jajaja… no hubiéramos competido, porque la cadena nos hubiera puesto en días diferentes. En todo caso, me agrada la idea de que la gente me hubiera visto en dos papeles totalmente diferentes. Son cosas opuestas, que no tienen nada que ver la una con la otra.

¿Pero quizá la Mariana de 'Chiringuito' podría quitar credibilidad a la jueza Alicia Castro? En absoluto. Sinceramente, no lo creo. El espectador sabe de sobra cuando está viendo una serie u otra, sabe distinguir que son actores trabajando. Además, son personajes tan distintos, incluso físicamente, que yo confío en que la gente crea que no es la misma actriz.

Con el paro que hay en la profesión, ¿no se siente una privilegiada por trabajar en dos series? Yo me siento una privilegiada cada día de mi vida. Primero por trabajar en lo que me gusta, que ya es un lujo asiático, y luego porque no me falte el trabajo, sin duda. Desde luego, es un privilegio y doy las gracias a los dioses cada día que me levanto.

Pau Freixas ha dirigido los cuatro primeros capítulos. ¿Ha notado el cambio de director? La verdad es que no, pero es distinto. Pasas de los brazos de papá a otra gente, que también son unos directores excelentes. También es cierto que el trabajo estaba ya muy encarrilado: los personajes ya están construidos y la dinámica de la serie está muy hecha. Con lo cual, confías en la inteligencia de estas personas. Pero, sin duda alguna, yo echo de menos a papá. No lo voy a negar. No me baja el nivel de interés, pero siempre que puedo, voy a él y le digo: tengo una duda. Se dice que los actores, cuando llevan tres o cuatro capítulos, saben más de su personaje que el propio director. Y estos se adaptan muy bien. 

De alguna manera es comparable el teatro que ha hecho con esta serie? No. Yo no voy a comparar a Calderón de la Barca [inolvidable su Segismundo, en el Teatre Lliure] con Pau Freixas. Sería un poco…, no sé. A ver: yo me siento afortunada de ser coetánea de Juan Mayorga, que es mi amigo e incluso me ha escrito funciones. Para mí, Pau sería un Juan Mayorga de la tele. Y de un buen guionista de cine te diría lo mismo. Son medios muy distintos y yo no voy a compararles. Almodóvar, para mí, es un genio en cine. Pues bien, Pau, para mí, es un genio, en tele.

¿Y no sabía usted nada antes de Pau Freixas? ¿Ni de sus 'Polseres vermelles'? No. Le puedo asegurar que yo no había visto 'Pulseras rojas'. No he visto ni un solo episodio. Los veré después de esta serie, que bastante tengo con lo que tengo [ríe]. Pero al leer el guion de ‘Sé quién eres’, me di cuenta de por qué ha hecho tantas cosas, como vender esa serie a EEUU. Y desde ese momento, fan absoluta.

¿Le gustaría ver esta también en una versión para EEUU? Me encantaría verla [ríe].

Y a qué actriz americana pondría para representar su personaje? Pues no lo sé, la verdad. 

¿Y una segunda temporada de ‘Sé quién eres’? Sí, sin duda alguna. No solo encontraría un hueco en mi agenda, sino que seguramente sería lo único que haría, porque ya no me da más el cuerpo, jajaja. Y la haría sin haber leído el guion, sin saber nada de lo que podría pasar en esa temporada. Es que me parece una historia excelente.

En su momento dijo que habría un antes y un después de ‘Siete vidas’. ¿Lo sigue creyendo? ¿Y con esta serie de ahora? ¿Yo dije esa frase? De repente me da cierto coraje que pueda parecer una frase lapidaria. Uf. Cuando hago las cosas, siempre creo que va a haber un antes y un después. Sí que me parece que lo hubo con ‘Siete vidas’ en el terreno de las comedias de situación en este país. Puede haber sido superada, pero yo no lo creo. Y marcó un antes y un después. ‘Sé quién eres’ es la confirmación de un cambio a la hora de hacer ficción. Estamos dando pasos hacia un tipo de series distintas que tienen mucho más que ver con las de EEUU, y que los americanos lo están viendo y están oliendo por dónde vamos. Y con esta serie se está confirmando que la ficción española está a la altura de la de cualquier otro país dedicadísmo a ello. Y que tiene un nivel muy grande y será referente. 

Además, coincide usted aquí con Eva Santolaria… Me ha dado mucha alegría. Es otra cosa que también influye. Es muy bonito encontrármela ahora, madre de dos hijos, y recordar que lo bien que te entendías hace 10 años sigue estando ahí. Ahora, en este vaivén de personajes, hay actores con los que no había trabajado, como Nancho Novo, y eso que nos conocemos desde hace 25 años. En todo caso, estoy orgullosísima del reparto. Se ha comentado que era un elenco más o menos mediático. Lo importante es hacer bien las cosas. Y cuando la gentes es buena, al espectador le da igual si su nombre le suena o no, si le ha visto en otras cosas o no. Está bien que sean rostros que no se asocien a otras cosas. Igual está mejor que no te asocien al 'Chiringuito’, por ejemplo.

Ha hecho usted de jueza, monja, policía, enferma con los huesos de cristal… ¿Hay algún papel que le falte por hacer? Será el próximo. Y eso me decía a Iñaki Gabilondo el día que estuve con él. Tienes una profesión que te permite ser tantas cosas… y me meto en ellas a saco, ¡eh! A muerte.

¿Cómo se mete una en la piel de una juez? He hablado con gente, claro. En la película ‘Secuestro’ era abogada y aquí, jueza. Dicho ahora, llevo una temporada asociada a mujeres con carreras complicadas, lo cual me enorgullece, inteligentes y madres de familia. Así que hay cosas que ya tengo investigadas, he visto juicios… En este papel tiene más importancia la relación con su marido que su profesión, que es algo que se le viene encima.

¿Se ve usted dirigiendo una serie? Cuando sea mayor [ríe]. Aún es muy pronto [ríe].