+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

FESTIVAL DE CANNES

Cannes redime a Adam Sandler

El actor derrocha emociones complejas en 'The Meyerowitz Stories', disfrutable comedia sobre familias disfuncionales de Noah Baumbach

 

Noah Baumbach, Ben Stiller, Emma Thompson, Dustin Hoffman y Adam Sandler, en la presentación de 'The Meyerowitz Stories' en Cannes. -

21/05/2017

Por segunda vez en tres días, la prensa ha explotado en abucheos al aparecer en la pantalla del Teatro Lumière de Cannes el logotipo deNetflix. Para bien o para mal, eso sí, los gritos a estas alturas denotan menos una opinión en firme sobre la controversia generada en torno a la plataforma VOD que simples ganas de jarana. Que ese siga siendo el asunto estrella del certamen -además de las exageradas medidas de seguridad impuestas por la organización y en concreto del desalojo que ayer nos metió el miedo en el cuerpo de la manera más tonta- es señal del poco entusiasmo que la competición ha generado hasta ahora.

'The Meyerowitz Stories', primera de las películas que hoy han presentado su candidatura a la Palma de Oro, representa la primera presencia de Noah Baumbach, y el dato sorprende considerando que en ella el director hace más o menos lo mismo que en casi todo su cine previo: hablar de ese invento defectuoso llamado familia mezclando sarcasmo y mala uva y compasión y ternura. Es una receta cuyo secreto, como el del gazpacho, está en las medidas, y aquí Baumbach la clava.

Es cierto que a estas alturas las películas sobre familias disfuncionales dirigidas por cineastas neoyorquinos forman un subgénero por sí mismas. Viendo 'The Meyerowitz Stories' uno se acuerda de 'Los Tenembaums', en la que Wes Anderson recurría a resortes narrativos similares, y por supuesto, es imposible verla sin pensar enWoody Allen. De hecho, toda ella puede entenderse como un “aquí van dos tazas” a quienes llevan años considerando injustamente a Baumbach un mero remedo de Allen.

En parte por eso, quizá sea esta la película más accesible de Baumbach hasta la fecha, pero también una de las más puramente disfrutables, en buena medida gracias a un excelente reparto en el que quien más destaca no es Dustin Hoffman ni Emma Thompson sino, sorpresa, Adam Sandler. Contemplarlo aquí derrochando emociones complejas es motivo tanto para celebrar lo buen actor que puede ser cuando quiere como para lamentar que no lo quiera ser más a menudo.

HAZANAVICIOUS Y GODARD

La buena noticia en relación a la otra película presentada hoy a competición, 'Le redoutable', es que no es la catástrofe que muchos esperaban; la mala es que, incluso contemplada con los mejores ojos, en ningún momento llega a aportar razones convincentes para justificar su propia existencia.

En ella el francés Michel Hazanavicius ('The artist') rememora la difícil relación sentimental entre entre el cineasta Jean-Luc Godard y la actriz Anne Wiazemsky, que se casaron poco después de rodar 'La chinoise' (1967) -él tenía 37 años, ella 19- y se separaron tras rodar 'Vent d’Est' (1970). Hablar de ella, por supuesto, es hacerlo también de la legendaria crisis creativa del director, que en aquellos años rechazó la narrativa convencional y empezó a adentrarse en la radicalidad.

En todo caso, 'Le redoutable' está menos interesada en explorar ese proceso que en hacer una película como las que hacía Godard. Es un homenaje, sí, pero uno incoherente. Recrea con eficacia la estética que el padre de la Nouvelle Vague desarrolló en títulos como 'La chinoise' y 'El desprecio' pero ni se atreve a ensayar los modos de su cine más experimental a medida que el relato se adentra en esos años.

Asimismo, Hazanavicius por un lado rinde tributo al maestro pero por otro no se corta un pelo a la hora de ensañarse con él. El problema no es que lo retrate como un hombre realmente insufrible -a estas alturas todo el mundo asume que así precisamente es el verdadero Godard-, sino que trata sus ideales políticos como una impostura indocumentada y hasta como una payasada.

Es posible que Jean Luc Godard ya no sea el propietario de su propia imagen aunque siga vivo -y haciendo películas mucho mejores que esta, por cierto-, y que cualquiera tenga derecho a manosearla. Pero el modo en que 'Le redoutable' le da una palmadita en el hombrocon una mano mientras con la otra le clava un puñal parece demostrar que Hazanavicius no tiene la conciencia tranquila al respecto.