+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

dos meses después del fuego

Curas con casco en la primera misa en Notre Dame tras el incendio

Los comerciantes de la zona temen por su futuro durante la reforma de la catedral

 

Primera misa en la catedral de Notre Dame tras el incendio, el sábado. - REUTERS

EVA CANTÓN
17/06/2019

Dos meses después del espectacular incendio que devoró la cubierta y la famosa aguja de Viollet Le Duc, la catedral de Notre Dame celebró su primera misa el pasado sábado ante un reducido grupo de 30 personas, en su mayoría sacerdotes y voluntarios que participan en la reconstrucción. Fue una ceremonia curiosa que dejó la imagen insólita de sacerdotes con cascos de obra porque los trabajos para consolidar la estructura del templo no han terminado y había que respetar las medidas de seguridad.

El oficio religioso coincidió con la víspera de la fiesta de la dedicación --la consagración del templo-- que Notre Dame solía conmemorar cada 16 de junio, y se desarrolló en la capilla de la Virgen, detrás del coro que albergaba la famosa corona de espinas que se libró de las llamas.

INCERTIDUMBRE // «La catedral sigue viva porque celebramos la eucaristía», dijo el arzobispo de París, Michel Aupetit, al inicio de la misa. No obstante, para los tenderos de la zona sigue pesando la incertidumbre sobre el futuro de sus negocios después de que el fuego devorara la iglesia el 15 de abril. «Ahora hay gente. Pero este invierno no sabemos qué va a pasar. La misa de hoy no cambia las cosas», señalaba con pesar Annie, propietaria de una tienda de recuerdos de la calle del Claustro. Tras el incendio, su local estuvo cerrado durante cinco semanas. Como ella, muchos de los casi 30 comercios afectados esperan que las ayudas prometidas por el Gobierno se hagan realidad.