+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EN MADRID

Declaran culpable de homicidio al hombre que mató a su mujer y tiró el cuerpo a un contenedor de basura

Tras causar la muerte de su mujer de un manotazo, y arrojar el cuerpo en una bolsa de basura, el hombre simuló que la mujer seguía viva

 

EFE
28/06/2017

El jurado popular ha declarado culpable de homicidio a un hombre acusado de matar de forma intencionada a su mujer de un manotazo en Madrid en 2012, arrojar el cadáver a un contenedor de basura y simular luego que estaba viva.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, el jurado ha estimado, con siete votos a favor y dos en contra, que Edwin O.C. es culpable de un delito de homicidio por matar "de forma intencionada" a su mujer, por lo que se enfrenta a 15 años de cárcel a petición del fiscal.

Lo que los miembros del jurado no han apreciado, con tres votos a favor y seis en contra, es que los hechos sean constitutivos de un delito de asesinato, tal y como defendía la acusación particular, que pedía 20 años de prisión para el acusado por matar a su mujer "con un plan preconcebido".

De esta forma, el jurado se adhiere a la tesis definitiva del fiscal, que después de observar "tan claras y contundentes pruebas" calificó los hechos como un delito de homicidio, en contraste con su versión inicial, que entendía lo ocurrido como una imprudencia y solicitaba sólo 4 años de cárcel para el acusado.

Según el relato definitivo del fiscal, el día 11 de junio de 2012 Edwin golpeó de un manotazo a su mujer, "de manera violenta y con la intención de acabar con su vida", sin que haya quedado acreditada la existencia de una discusión previa, como constaba en el escrito provisional.

Acto seguido, según la versión del fiscal, el acusado se deshizo del cadáver, que metió en una bolsa de plástico y lo arrojó a un contenedor próximo a la vivienda familiar.

En los días posteriores, el procesado envió mensajes desde el móvil de ella con el objetivo de fingir que seguía viva y, en uno de ellos, comunicó a una de sus empleadoras que había regresado a Bolivia.

También acudió al banco y presentó un poder notarial "con apariencia de legalidad" en el que supuestamente su esposa le autorizaba a retirar 24.132,43 euros, un hecho que se investiga en otro juzgado.

Meses más tarde, el 3 de febrero de 2013, y por encargo de los padres de la fallecida, la Policía inició una investigación que se saldó con la detención y la entrada en prisión provisional del acusado el 28 de julio de 2015.

Durante su declaración en la vista oral, Edwin negó que hubiera matado a su mujer de un manotazo y atribuyó lo ocurrido a que la "se resbaló, cayó de un taburete y se golpeó en la cabeza" mientras arreglaba un mueble.