+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TRAS UNA SEMANA DE TRABAJOS en totalán

El equipo de rescate no llegará donde está Julen al menos hasta mañana

Los expertos admiten que no hay certezas de que el niño se halle en esa profundidad de 71 metros. La perforadora llegada a Málaga desde Madrid excavó ayer unos 15 metros de galería vertical

 

Lugar de Totalán (Málaga) en el que se está excavación un túnel para rescatar a Julen. - EFE / ÁLVARO CABRERA

Un operario trabaja con elementos de perforación de tierra mientras continúa el rescate. - EFE / ÁLVARO CABRERA

JULIA CAMACHO
20/01/2019

El dispositivo de rescate del niño Julen logró perforar ayer con una máquina procedente de una obra de la M-40 de Madrid, en su primer día de actividad sobre el terreno, un pozo de 15 metros de profundidad, algo más de una cuarta parte del total de 50 que ha de horadar hasta llegar a la altura en la que se calcula que podría estar el menor de dos años.

Hoy hace ya una semana que el pequeño cayó en el interior de un angosto pozo de apenas 25 centímetros de diámetro en el Cerro de la Corona de Totalán (Málaga), pero las dificultades del terreno han alargado un rescate al que todavía le quedan bastantes horas (posiblemente no acabarán antes de mañana), según los coordinadores de los trabajos.

El responsable del Colegio de Ingenieros de Málaga, Ángel García Vidal, explicó ayer que el cálculo más optimista es que la máquina tenga que trabajar al menos 35 horas, y siempre que no surjan nuevas complicaciones.

Una vez que la perforadora esté lista para empezar a excavar un nuevo túnel vertical de 1,5 metros de diámetro, tardará entre 12 y 15 horas en llegar a la profundidad de 71 metros, donde se ubica el tapón de tierra que detectaron las cámaras en el túnel originario y bajo el que se estima que se halla el niño.

TURNO DE LOS MINEROS // Llegados a ese punto, será el turno de la Brigada de Salvamento de los Mineros de Hunosa. Dos o tres de ellos bajarán en una cesta que se ha construido expresamente para el rescate y empezarán a cavar manualmente una nueva galería horizontal para conectar con el túnel donde se encuentra Julen.

Lo harán con piquetas y martillos neumáticos. Deberá cubrir una longitud de cuatro metros y al menos un metro de altura, y tardarán al menos otras 20 horas debido a que sus herramientas «tienen un rendimiento menor al de las máquinas».

INCERTIDUMBRES // García insistió en que el objetivo principal de esta perforación es «llegar a la cota donde está la tierra que creemos cubre a Julen» y abrir una ventana de tres metros. Sin embargo, no hay certezas. «No conocemos la altura del tapón, ni siquiera si es un tapón, y si la profundidad del pozo es de 110 metros como ha dicho el pocero», matizó, resaltando que el único dato objetivo con el que cuentan es que hay una obstrucción de tierra a los 71 metros de profundidad. Si en el tramo de entre los 71 y 73 metros no está el niño, habría que buscar «nuevas alternativas». «Se valorará si se baja más y se hace otra galería de cuatro metros», indicó.

El ingeniero subrayó también las enormes complejidades que han encontrado a lo largo de la semana y que han retrasado de forma notable las labores de rescate. Se refirió especialmente al macizo rocoso de pizarra que localizaron las excavadoras cuando trataban de rebajar la cota del monte unos 25 metros, labores necesarias por cuanto no había máquinas perforadoras con la que llegar a la profundidad del tapón. A eso se suma también la inestabilidad del terreno, que complicó sobremanera el paso del camión que traía esta tuneladora.