+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

«Es el Día Mundial de la Paciencia»

La posibilidad de que la Guardia Civil asuma la seguridad no parece preocupar a los turistas

 

Las colas en el Prat han hecho perder vuelos a muchos turistas. - EFE

CARMEN JANÉ
12/08/2017

La posibilidad de que la Guardia Civil acabe ocupándose de los controles de seguridad en el aeropuerto de El Prat parecía no disgustar a los pasajeros que aguardaban pacientemente su turno, durante los paros parciales convocados por la plantilla de Eulen. «Me da igual, lo que quiero es que lo resuelvan», resumía Lorena, que había llegado con horas de antelación para asegurar su vuelo a Lima con su familia.

Este viernes, los auxiliares de la puerta de control, también de Eulen pero que no están en huelga, recibían las quejas e incluso los insultos de algunos pasajeros. Y la Benemérita patrullaba por las puertas e instaba a los empleados a cumplir con sus tareas «incluso con llamadas de atención», según un trabajador.

«¿Qué día es hoy, Daniela?», preguntaba Estrella a su hija de seis años. «Es el Día Mundial de la Paciencia», repetía obediente la niña. Llevaban 45 minutos de cola en el control de seguridad supuestamente rápido destinado a pasajeros con niños, y aún les quedaba un rato. Iban a Hong Kong y de ahí a Sídney, así que eso era «el entrenamiento».

Aunque algunos viajeros llegaron muchas horas antes al aeropuerto, se encontraron con que las aerolíneas tienen sus horarios. «Llevo aquí desde las 08.00 horas y no he podido facturar hasta las 10.30 horas», explicó Encarnación, una jubilada de Martorell que iba a Alemania.

Ni siquiera a Nina, una joven de Banyoles que se confesaba «medio independentista», le molestaba que la Guardia Civil pueda asumir el control de la seguridad. « Pero no creo que Madrid provoque esto. Ya nos putean en otras cosas, pero aquí los trabajadores tienen derecho a quejarse. Yo cobro tres euros a la hora como peluquera. No quiero trabajar en otro sitio sino que me paguen más», sentenció.