+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

POLÍTICAS ENERGÉTICAS

España liderará el ‘apagón’ mundial del carbón previsto para el 2025

La situación del mercado está llevando a países como Italia o Portugal a estudiar estas políticas. En algo más de un año se espera que cierren plantas equivalentes a doce centrales nucleares

 

La térmica más grande, la de As Pontes (A Coruña), está parada desde el pasado mes de abril. - EFE / KIKO DELGADO

MANUEL VILASERÓ
22/01/2020

Israel anunció en la pasada Cumbre de Clima de Madrid que sería, junto al Reino Unido, el primer país industrializado en abandonar la producción de eléctrica de carbón, tras la decisión de fijar para el 2025 el cierre de las últimas térmicas que utilizan este combustible, el que más emisiones de CO2 produce. No contaba con que en España se estaba dando un acelerón que permitirá ejecutar el cerrojazo probablemente antes incluso de esa fecha, dando un gran paso adelante en la reducción de los gases causantes de la crisis climática.

«Quizás al final no seamos los que cerraremos antes que nadie todo el parque de carbón. En algún otro país europeo como Italia o Portugal, la situación del mercado está llevando también a las empresas a estudiar el adelanto de los calendarios, pero lo que es seguro que nadie lo habrá hecho tan rápido», apuntan fuentes de la Administración. El retraso que supusieron los seis años del Ejecutivo de Mariano Rajoy, que paralizó las renovables y maniobró para aplazar los cierres del carbón explica en parte que aquí se haga en apenas dos años lo que Gran Bretaña o Italia habrán hecho en varios lustros.

mercado // El vertiginoso acelerón cuenta con el beneplácito del Gobierno pero no es el producto de ningún calendario de cierre como el que le venían reclamando con insistencia las entidades ecologistas. El borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) dejó la puerta abierta a que un par de centrales siguieran abiertas más allá del 2030 y el anteproyecto de ley de cambio climático se limitó a establecer que en el 2050 toda la generación eléctrica sería renovable. Ha sido la normativa comunitaria y la propia evolución del mercado, empujado por el impuesto indirecto al C02 que pagan las eléctricas a través del mercado de derechos de emisión, la que ha llevado a las principales compañías a dar un giro verde a su parque de generación apostando por las renovables.

Antes del próximo 31 de junio, tienen que cerrar nueve de las 15 térmicas que existían a principios del 2019 por incumplir las normas ambientales de la UE. Las propietarias consideraron que no eran rentables las inversiones necesarias para ajustarse a los nuevos requisitos. Y las que sí han invertido se han arrepentido a la vista de lo ocurrido en el 2019.

el gas // El precio del mercado mayorista de gas se desplomó a la mitad el año pasado. El resultado ha sido que las térmicas de carbón apenas han operado porque no son rentables. La producción con carbón ha caído un 66% respecto al 2018, quedándose con una cuota mínima del 5% del conjunto de tecnologías, un nivel sin precedentes desde que existen estos registros.