+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PEQUEÑA Y PELIGROSA

Una garrapata que transmite una enfermedad mortal se escapa durante una conferencia en Japón

El edificio entero tiene que ser fumigado tras no hallarse al parásito, que saltó de las pinzas de un científico en plena ponencia

 

Las dos garrapatas infectadas, una muerta (grande) y otra viva (pequeña), durante el accidentado simposio en Japón - ANN NEWS (YOUTUBE)

EL PERIÓDICO
16/09/2017

Científicos y periodistas llenan la sala para escuchar las conclusiones de un estudio sobre la fiebre del virus SFTS ('Severe Fever with Trhombocytopenia Syndrome', en inglés; o Síndrome Trombocitopénico, en castellano), que organiza la prefectura de Miyakazi (Japón). El simposio es de especial relevancia, ya que en las últimas semanas ha habido varios afectados por esta enfermedad en la región y el pasado julio una mujer murió, tras ser contagiada indirectamente por la mordedura de un gato.

Encima de la mesa, y bajo la supervisión de un oficial de la prefectura, se encuentran dos garrapatas infectadas, una muerta y otra viva. Mientras el oficial a cargo explica los detalles y riesgos de la SFTS, coge a la garrapata viva con unas pinzas para darle mayor fuerza a su discurso. Y cuando el diminuto parásito está a la vista de todos, ¡salta!

La SFTS es una enfermedad que puede llegar a ser mortal. Sus síntomas son fiebre, déficit de plaquetas, déficit de globulos blancos y gastroenteritis. Según el medio británico 'Daily Mail', que recoge el suceso, la SFTS tiene tasas de mortalidad del 30% y es especialmente peligrosa para las personas mayores de 50 años. Hasta la fecha, se han contabilizado 266 japoneses infectados, de los que 57 han muerto.

Una vez el parásito se deshace de las pinzas que lo retenían, desaparece de la vista de todos los asistentes. Y a pesar de que se busca al ácaro, no se le encuentra, por lo que la prefectura de Miyakaki ha tenido que fumigar todo el edificio donde se desarrolla la conferencia. "Debimos ser más cuidadosos con la seguridad", reconoció horas después el gobernador Shunji Kono.