+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

PROTESTA EN LAS REDES

Hospitalizado el enfermo que quiso retransmitir su muerte para pedir la eutanasia

Alain Cocq fue vetado por Facebook, donde pretendía mostrar su agonía

 

Alain Cocq, ciudadano francés con una enfermedad incurable, que pide morir con dignidad. - AFP PHILIPPE DESMAZES \TANGUY GARREL

FRANCE PRESSE
08/09/2020

El francés Alain Cocq, que sufre de una enfermedad incurable y decidió interrumpir desde hace cuatro días su tratamiento y alimentación para dejarse morir, fue hospitalizado el lunes por la noche, anunció su albacea, que teme que haya sido hospitalizado a la fuerza.

"Fue hospitalizado ayer por la noche, después de una intervención de los servicios de auxilio. Creo que no estaba consciente", afirmó Sophie Medjeberg, que dice temer que Cocq haya sido hospitalizado contra su voluntad. "No se puede tratar a una persona contra su voluntad", añadió la albacea.

Cocq, de 57 años, que sufre de una enfermedad sin nombre muy dolorosa, había anunciado el viernes poco después de medianoche que dejaba de tratarse, alimentarse e hidratarse. "El camino del alivio empieza y, créanme, estoy feliz", declaró este habitante de Dijon (este) en su cuenta de Facebook, en la que comenzó a transmitir en directo su agonía, antes de que la red bloqueara su difusión el sábado.

Este activista por una "muerte digna" pretendía con este gesto denunciar las carencias de la ley francesa sobre la eutanasia y la muerte digna.

Postrado en una cama, sufriendo un martirio debido a la enfermedad que le consume desde hace años, el hombre había apelado al presidente Emmanuel Macron, pidiéndole que le ayudara a morir y que autorizara un suicidio asistido por un médico.

Al contrario de otros países europeos como Holanda, Bélgica o Suiza, la eutanasia activa o el suicidio activo están prohibidos en Francia. No obstante, la ley Léonetti, adoptada en 2005, prevé la posibilidad de detener un tratamiento si se trata de una "obstinación irrazonable".