+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

HOMICIDIO DOLOSO

El juez manda a la cárcel al joven que mató de un puñetazo a un octogenario por una discusión de tráfico

El acusado dice que el anciano le amenazó antes con su bastón. Se niega a identificar a la mujer que le acompañaba, alegando que era una prostituta

 

EL PERIÓDICO / EP / MADRID
24/05/2017

El juez ha decretado prisión provisional, comunicada y sin fianza para el joven de 18 años que el martes mató a un hombre de 81 al darle un puñetazo después de que el anciano le recriminara que conducía muy rápido cuando cruzaba por un paso de peatones en Torrejón de Ardoz (Madrid). Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) han informado de la decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Torrejón de Ardoz (Madrid), que coincide con la petición de la Fiscalía.

Sobre el acusado pesa la imputación inicial de homicidio doloso, de acuerdo con la misma fuente. El joven pasó hoy a disposición judicial después de entregarse a la Policía ayer por la tarde, horas después de que supiera que estaba siendo buscado.

 El conductor afirmaba que únicamente le empujó después de que el hombre le amenazara con darle con su bastón .En su declaración, el hombre ha admitido que iba conduciendo "un poco deprisa" y ha negado que le pegara un puñetazo, sino que solamente le empujó. Y lo hizo después de que el anciano le amenazara con pegarle con su bastón. Además, se ha negado a dar el nombre de la mujer que le acompañaba, alegando que era una prostituta.

ASÍ FUERON LOS HECHOS
El suceso ocurrió al mediodía en la avenida de los Fresnos de la citada localidad, cuando el anciano, residente en la zona, cruzaba por un paso de cebra y recriminó al joven conductor que iba demasiado rápido. Se entabló una discusión entre ambos y el conductor se bajó del coche y le propinó un puñetazo en la cara al peatón, que cayó hacia atrás y se golpeó la cabeza contra el suelo.

El conductor volvió a subirse en su coche, un Citroën C3 azul en el que iba con una mujer.

Cuando el Servicio de Urgencia Médica de Madrid (Summa) llegó al lugar encontró a la víctima inconsciente y en parada cardiorrespiratoria, de la que trataron de reanimarla durante treinta minutos, pero sin éxito