+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

OPERACIÓN DE LA GUARDIA CIVIL

Liberadas en Alicante dos mujeres chinas retenidas como esclavas sexuales

Las dos chicas vivían encerradas en un chalet y tenían que estar disponibles para los clientes a cualquier hora. En la operación policial también se ha detenido a su proxeneta, otra mujer china de 48 años

 

Dos chicas ejercen la prostitución en un carretera de Tarragona. - JOAN REVILLAS

EL PERIÓDICO
28/01/2017

La Guardia Civil ha liberado en Dénia (Alicante) a dos mujeres chinas que eran obligadas a prostituirse por una mujer de la misma nacionalidad, de 48 años, que ha sido detenida como presunta autora de un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y laboral, prostitución coactiva y blanqueo de capitales.

Se trata de la séptima operación en menos de un año del Equipo de la Mujer y el Menor (EMUME) de la Guardia Civil de Alicante tras una minuciosa investigación que ha confirmado la existencia de un chalet donde se ejercía la prostitución, que era dirigido por la mujer ahora detenida, que ejercía las funciones de proxeneta.

Según un comunicado del cuerpo armado, esta mujer obligaba a sus dos compatriotas a mantener los encuentros sexuales sin ninguna medida de protección higiénico-sanitaria, a petición de los clientes, y ellas mismas se trataban las numerosas infecciones y enfermedades de transmisión sexual de las que se contagiaban.

Además, la detenida acordaba los diferentes tipos de encuentros sexuales que debían mantener las víctimas con los clientes, así como la duración de estas relaciones y el precio a pagar por ellas.

'SERVICIOS' LAS 24 HORAS

Las víctimas, que realizaban 'servicios' las 24 horas del día y estaban a total disposición de que acudiera algún cliente, debían cumplir totalmente con lo exigido por la ahora detenida, que había anulado completamente su capacidad de decisión y voluntariedad.

Las mujeres vivían hacinadas en el salón de la vivienda, dejando disponibles el resto de habitaciones para los encuentros sexuales y para la 'madam', según el comunicado.

Cuando necesitaban algún medicamento, los compraba la propia jefa, ya que ellas no salían del domicilio, para estar allí siempre preparadas, a la espera de la llegada de posibles clientes.

En el registro domiciliario, se ha incautado numerosa documentación, que está siendo analizada por los investigadores, así como gran cantidad de dinero en metálico y transferencias bancarias de la persona detenida, además de numerosos terminales móviles.

A la detenida, que ha sido puesta a disposición judicial, se le imputa un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual y laboral, un delito de prostitución coactiva y un delito de blanqueo de capitales.