+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CERCA DE LA PLAZA DE LAS VENTAS

Madrid sufre una agresión homófoba multitudinaria y múltiple en una zona de cruising

"Hasta aquí maricón, a partir de aquí esto es zona cero. No queremos que entren maricones ni sidosos", dijeron

 

Concentración en Barcelona contra los asesinatos homófobos. - ÁLVARO MONGE

08/08/2017

Dos hombres han denunciado una agresión homófoba múltiple acaecida el pasado 30 de julio en el Parque de Breogán, situado en el entorno de la Plaza de Toros de Las Ventas, cuando varios hombres increparon, insultaron, amenazaron y golpearon a varios gais.

La asociación Arcópoli ha explicado que las dos víctimas acudieron al Observatorio Madrileño contra la LGTBfobia para efectuar una denuncia por los hechos, que ha sido remitida a la Fiscalía de Delitos de Odio así como a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal. 
 
Los hechos ocurrieron cuando dos hombres de 53 y 46 años de edad se encontraban en el Parque de Breogán, una zona conocida por ser lugar de encuentros sexuales casuales entre hombres homosexuales (cruising), y de repente aparecieron un grupo de 14 hombres de entre 30 y 40 años que estaban por la zona. 

Dos de ellos se acercaron a uno de los agredidos y le preguntaron si era "maricón", éste, según la asociación, lo negó por miedo. Entonces, los presuntos agresores advirtieron que si le volvían a ver por el parque le cortarían el cuello. 

Después, siempre de acuerdo a Arcópoli, uno de los agredidos vio como este grupo se adentró en el parque y empezó a insultar a todos los hombres que se encontraban allí y vio cómo varios daban patadas y empujaron hasta en tres ocasiones a hombres que estaban allí.

En un momento dado, uno de los agresores propinó un puñetazo a uno de los hombres gais y lo tiró al suelo. Después de esa incursión se dirigieron a uno de ellos y le llamaron "maricón", "enfermo" y "sidoso".  

Por último, a base de empujones le sacaron del parque hasta la carretera contigua y ahí le dijeron: "Hasta aquí maricón, a partir de aquí esto es zona cero. No queremos que entren maricones ni sidosos". 

En ese momento, el chico llamó a la Policía Municipal y delante suya los agresores no dejaron de llamarle "maricón" y le hicieron fotos a la matrícula de su coche para después amenazarle con que le iban "a matar".