+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EFECTO EN LA SALUD

Más agresividad y estrés por la prolongación del calor en otoño

Altas temperaturas y excesiva humedad pueden actuar como elementos estresores

 

Bañistas en la playa, la pasada semana, con el termómetro marcando temperaturas propias de verano. - EFE

EFE
26/10/2014

La prolongación de los días de calor ya entrado el otoño, acompañadas por una excesiva humedad, pueden actuar como “estresores” físicos y psíquicos en las personas, especialmente en las más vulnerables, e incrementar los niveles de tensión y provocar mayor irritabilidad y agresividad.

Aunque ya estamos en otoño, las temperaturas en muchos puntos de España, especialmente en la Comunitat Valenciana, son más típicas del periodo estival, con registros que llegan a rozar los 35 grados, algo que no se medía en este mes desde hacía 145 años. El psicólogo clínico Ángel Pozo asegura que aunque no se suele acudir al médico por el hecho de que haga más calor, sí está demostrado que los cambios de temperatura, como otras variables físicas, “son estresores”.

“Está constatado que cuando estamos en situación de ambiente tórrido, húmedo e insoportable es normal estar más irritable, inquieto, incómodo, saltar a la mínima y estar con los nervios a flor de piel”, afirma Pozo.

A su juicio, la climatología de la Comunitat es “penosa en ese sentido, con temperaturas altas y niveles de humedad tremendos”, algo que afecta especialmente a personas con factores de vulnerabilidad, con mayor edad o afectadas por otros problemas o factores de estrés o de tipo biológico, como las mujeres con menopausia. “Supone apretar las tuercas al máximo y estas personas lo pasan mal porque pueden llegar a estar meses enteros durmiendo mal”, apunta el psicólogo clínico, que añade que este incremento de los niveles de estrés puede conllevar un aumento de la medicación con ansiolíticos.

La Comunitat, según Pozo, mantiene un grado de humedad de entre el 70 y el 90%, está cerca del mar y tiene picos muy altos de temperaturas, algo que se está alargando al parecer por el cambio climático. “Es un cóctel que a muchas personas se le hace desagradable”, apostilla.

Ángel Pozo señala que en el caso de las personas con trastornos de ansiedad, la pauta común en determinados cuadros clínicos es que tienen tolerancia muy baja al calor y pueden llegar a presentar problemas de agorafobia o pánico. “El frío, sin embargo, atempera bastante”, indica

La Conselleria de Sanidad también advierte de que la elevación de las temperaturas máximas y mínimas sobre las habituales de una zona tienen efectos directos sobre la salud de su población y los periodos de mucho calor favorecen el agotamiento por calor o los golpes de calor. No obstante, indican que la mayor parte de los problemas de salud que se registran son debidos a que se agravan enfermedades existentes. H