+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

alerta alimentaria

Microplásticos ingeridos por los peces, amenaza para la salud

Greenpeace alega que suponen un peligro para la cadena alimentaria

 

Imagen de la campaña de Greenpeace contra el vertido de plásticos. - TROY MAYNE

MANUEL VILASERÓ
29/08/2016

Nueva alerta alimentaria. El grupo ecologista Greenpeace advirtió el jueves del peligro creciente que entraña la entrada en la cadena alimentaria humana de pequeñas porciones de plástico, los denominados microplásticos, a través del consumo de peces y mariscos que los han incorporado a su organismo en el mar. Diversos estudios científicos publicados en los últimos años y recopilados en un informe por la organización verde revelan la presencia de este material perjudicial para la salud humana hasta en 170 especies marinas, entre las que figuran los mejillones, las ostras, los atunes y la caballa.

Los microplásticos tienen un tamaño inferior a los cinco milímetros pero en algunos casos son microscópicos, es decir, invisibles al ojo humano. Pueden proceder tanto de la descomposición de envases u otros plásticos más grandes, como de unas microesferas que se utilizan en productos cosméticos, dentífricos, abrasivos industriales o detergentes para lavavajillas. En Estados Unidos las microesferas ya han sido prohibidas, mientras que otros países occidentales como el Reino Unido, Australia y Francia se lo están planteando, pero en España ni siquiera se ha abierto el debate, según ha denunciado el grupo ecologista Greenpeace.

La oenegé ha estimado que el número de partículas de microplásticos diseminadas por todos los océanos puede oscilar entre los cinco y 50 billones. Hay que tener en cuenta que un solo bote de crema exfoliante puede contener millones de microesferas que se van por el desagüe y no pueden ser eliminadas por los filtros de las depuradoras dado su pequeño tamaño.

TOMAR MEDIDAS // La Comisión Europea respondío el jueves a Greenpeace que “analiza si es necesario tomar medidas para reducir la cantidad de microplásticos en los productos comerciales”. “La Comisión reconoce la amenaza que la basura marina en general y los microplásticos en particular representan para el ecosistema marino, los animales marinos y, potencialmente, para la salud de los seres humanos”, señaló en una rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo comunitario, Enrico Brivio. Las medidas que se decidan adoptar estarán recogidas en la Estrategia de Plásticos, que la Comisión Europea presentará “en los próximos meses”, según han explicado en la misma rueda de prensa. H