+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Las moscas desentrañan el misterio de las ilusiones ópticas

Las moscas perciben el movimiento en imágenes estáticas de la misma manera que los seres humanos, cayendo por igual en la trampa de las ilusiones ópticas. Es una de las conclusiones de un estudio realizado por neurocientíficos estadounidenses.

 

Las moscas desentrañan el misterio de las ilusiones ópticas -

EL PERIÓDICO
26/08/2020

La percepción del movimiento en imágenes fijas, que da lugar a diferentes ilusiones ópticas, se concreta de la misma forma en el ser humano que en las moscas. El estudio de este mecanismo y su impacto en el cerebro permitirá a los especialistas conocer más sobre el sistema visual y la percepción, de acuerdo a una investigación realizada por neurocientíficos de la Universidad de Yale.

Según una nota de prensa, las ilusiones ópticas engañan a las moscas tan fácilmente como a los humanos. El estudio desarrollado en Yale ha explorado las huellas cerebrales de este fenómeno, encontrando grandes similitudes en las manifestaciones que se observan en los insectos y en el ser humano.

Los neurocientíficos se han visto seducidos desde siempre por el misterio que supone la percepción de movimiento en imágenes estáticas, intentando encontrar explicaciones a este fenómeno. Ahora, las moscas parecen tener la clave, ya que también son engañadas con la misma facilidad por estas ilusiones. Los experimentos realizados en Estados Unidos con moscas y humanos avanzan en la comprensión del proceso.

Las ilusiones ópticas se concretan, por ejemplo, cuando al apreciar una imagen estática vemos círculos en movimiento y girando en múltiples direcciones. El efecto se multiplica al mover los ojos o parpadear. ¿Cómo se produce esta ilusión? Precisamente los diminutos cerebros de las moscas son perfectos para analizar el comportamiento neuronal relacionado con los aspectos visuales.

Neuronas de detección del movimiento

Los neurocientíficos estadounidenses evaluaron las reacciones de las moscas al presentarles ilusiones ópticas, constatando que los insectos se movilizan en la misma dirección que lo hacen los humanos cuando perciben los patrones visuales mencionados. Además, los expertos encontraron dos variedades específicas de neuronas que gestionan la detección del movimiento, descubriendo interesantes relaciones.

Por ejemplo, cuando se activan o se apagan estas neuronas en los experimentos los investigadores han apreciado notables variaciones en la percepción del movimiento producido por las ilusiones ópticas. Al desactivar uno de los grupos de neuronas, las moscas veían el movimiento ilusorio en un sentido contrario al habitual. Cuando se apagaban las dos tipologías, la ilusión era eliminada.

A partir de estos datos, los especialistas concluyeron que la ilusión óptica se genera como resultado de desequilibrios muy sutiles y eventuales en las neuronas encargadas de la detección del movimiento. Por efecto de estos leves cambios, las moscas pueden ver o no los movimientos ilusorios.

También en humanos

Atendiendo a las similitudes existentes en el procesamiento visual de moscas y humanos, los científicos crearon experimentos para comprobar si la teoría esbozada con los insectos podía tener aplicación en el caso del ser humano. Una prueba realizada a once participantes permitió verificar que el mecanismo ilusorio se concreta de forma similar, aunque por supuesto los sistemas visuales humanos son mucho más complejos.

Según los expertos, es sorprendente que dos especies cuyo último ancestro común existió hace 500 millones de años compartan metodologías similares en cuanto a la percepción del movimiento. Sin embargo, este descubrimiento puede sentar las bases para futuras investigaciones relacionadas con la comprensión a fondo del sistema visual humano y de los misterios de la percepción.

Referencia

Mechanism for analogous illusory motion perception in flies and humans. Margarida Agrochao, Ryosuke Tanaka, Emilio Salazar-Gatzimas and Damon A. Clark. PNAS (2020).DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2002937117

Foto: Armand Khoury. Unsplash.

Video: Universidad de Yale.