+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

misterios del universo

Un nuevo mapa 3D muestra que la Vía Láctea está torcida

Aquellas estrellas alejadas del centro se deforman más, según apunta un estudio

 

Representación de la Vía Láctea con los extremos deformados. - XIAODIAN (NATURA)

REDACCIÓN
05/02/2019

Un nuevo y más preciso mapa 3D de la Vía Láctea desvela que nuestra galaxia no es tan estable y plana como creíamos. Es más, todo apunta que el disco de estrellas en el que nos encontramos se deforma y tuerce conforme se aleja del centro. Así lo desvela un nuevo artículo publicado ayer mismo en la revista Nature Astronomy en el que se ha analizado la posición de 1.339 grandes estrellas, cada una de ellas hasta 100,000 más brillantes que nuestro sol, para poder cartografiar de manera más detallada nuestro vecindario estelar.

Según explican los propios astrónomos responsables de este hallazgo, desde una gran distancia, nuestra galaxia se vería como un delgado disco de estrellas que orbitan alrededor de su región central, donde cientos de miles de millones de estrellas, junto con una gran masa de materia oscura, proporcionan el «pegamento» gravitacional que mantiene todo unido. O debería.

Ahora, para explicar las deformidades laterales de nuestra galaxia, los investigadores argumentan que lo más seguro es que la fuerza de la gravedad se debilita lejos de las regiones internas. En el lejano disco exterior de la galaxia, los átomos de hidrógeno que forman la mayor parte del disco de gas de la Vía Láctea ya no están confinados a un plano delgado, sino que le dan al disco una apariencia de S distorsionada.

PATRÓN ESPIRAL // En los últimos 50 años, ya ha habido indicios de que las nubes de hidrógeno en la Vía Láctea están deformadas. El nuevo mapa de la galaxia, además, confirma que el patrón espiral es causado por el giro del enorme disco interno de estrellas en el corazón de la galaxia.

«Todo esto ofrece nuevas perspectivas sobre la formación de nuestra galaxia», explica Richard de Grijs, de la Universidad de Macquarie, en Sidney (Australia), y coautor principal del artículo. «Quizás lo más importante es que encontramos que el disco estelar tipo S está deformado en un patrón espiral progresivamente retorcido», añade el profesor.