+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

JUICIO EN FLORIDA

Pablo Ibar se libra esta vez del corredor de la muerte y es sentenciado a cadena perpetua

La defensa ya había anunciado de antemano que apelaría cualquier sentencia y buscará que se repita el juicio

 

Pablo Ibar (d), junto a su abogado - AGENCIAS

IDOYA NOAIN 23/05/2019

Dice mucho y nada bueno del sistema de justicia de Estados Unidos que una cadena perpetua se sienta como un alivio para alguien que se declara inocente pero cuando la alternativa es la inyección letal es difícil no verlo como tal. Este miércoles, en un juzgado de Fort Lauderdale (Florida), ocho mujeres y cuatro hombres de un jurado popular han liberado al español-estadounidense Pablo Ibar, de 47 años, del yugo del corredor de la muerte, donde ya pasó 16 de los 25 años que lleva encarcelado. Cuatro meses después de volver a condenar a Ibar por un triple asesinato en 1994 que él siempre ha asegurado que no cometió, el jurado ha optado por condenarle a pasar la vida en prisión. La sentencia cierra efectivamente el caso como uno de pena de muerte e Ibar ya nunca podrá volver a enfrentar por él la pena capital

La apelación y la búsqueda de un nuevo juicio está garantizada y ya la había anunciado de antemano la defensa, consciente como el reo y la familia de que el proceso que se iniciará ahora ante el Tribunal de Apelaciones del Cuarto Distrito de Florida será largo y podría extenderse hasta seis u ocho años. Al menos lo enfrentarán sin la amenaza de una ejecución en el horizonte, y eso es mucho. Como dijo recientemente a la agencia Efe Cándido Ibar, el padre del reo, “donde hay vida hay esperanza”.

La mejor entre dos malas opciones
 

Tras el veredicto de culpabilidad que el jurado alcanzó el 19 de enero en la repetición del juicio que ordenó en 2016 el Tribunal Supremo de Florida, pena de muerte o perpetua eran las dos únicas opciones en la vista de la sentencia, que se inició la semana pasada. Desde entonces el jurado ha escuchado en la sala 6900 de las instalaciones judiciales del condado de Broward en Fort Lauderdale los testimonios a favor de la personalidad y la buena conducta de Ibar de su padre; su esposa, Tanya; otros familiares y el embajador de España en Washington, Santiago Cabanas, y el cónsul en Miami, Cándido Creis. También la fiscalía llevó a testificar a familiares de las tres víctimas del crimen: el empresario nocturno Casimir Sucharski y dos bailarinas de uno de sus locales, Marie Rogers y Sharon Anderson.

 Este miércoles las dos partes han presentado sus conclusiones. La defensa ha leído también mensajes de cartas de otros familiares de las víctimas que pedían compasión con Ibar y llamaban a no imponerle la pena capital. "Cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional no es la sentencia más compasiva que alguien puede conseguir pero es un paso en la dirección adecuada", ha dicho el abogado Kevin Kulik.

Lágrimas y abrazos
Tras recibir instrucciones del juez y una deliberación que se ha prolongado cerca de hora y media, el jurado ha alcanzado su decisión y ha entregado su sentencia, que ha leído el juez Dennis Bailey. Testigos presentes en la sala han descrito la emoción de la familia de Ibar, que ha reaccionado con lágrimas y abrazos. Y se pone en marcha ahora otro capítulo en la interminable odisea de Ibar: intentar lograr un nuevo juicio, como ya se consiguió hace tres años, cuando el Supremo de Florida le concedió la oportunidad alegando que en el que acabó con su condena a muerte las pruebas fueron “endebles y débiles”.  

No hubo nuevas pruebas contundentes tampoco en este último juicio y el argumento en la apelación para buscar que se haga definitivamente justicia subrayará lo que la defensa considera numerosas irregularidades en el último proceso. En especial está en el punto de mira de la defensa la presunta parcialidad con la que el juez Bailey ha dirigido el proceso, salpicado de cuestionables decisiones que abrumadoramente han ido contra Ibar.

"La injusticia sigue", ha escrito en un comunicado Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, que ha pedido a quienes les han apoyado hasta ahora "que no se relajen". "Haber evitado una condena a muerte es un logro, pero no es suficiente". La lucha por la libertad continua.