+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

GESTO DE LA MÁXIMA AUTORIDAD DE LA IGLESIA

El Papa prologa el libro de una víctima de un sacerdote pederasta

Francisco califica de «monstruosidad» los abusos de religiosos

 

14/02/2017

Los escándalos de pederastia clerical, como el recientemente destapado en Australia, siguen azotando y desestabilizando al núcleo de la Iglesia. En este contexto, en su último mensaje de condena el papa Francisco ha optado por una nueva fórmula y ha prologado el libro de una víctima. Es un gesto que no solo deja claro que el asunto sigue sobre su mesa, sino que evidencia que el Pontífice avala que las víctimas de curas pederastas denuncien.

En un texto que introduce el libro de Daniel Pittet, un bibliotecario suizo que sufrió abusos en su juventud, el Papa califica los abusos clericales de «monstruosidad absoluta». Se trata, añade, de un delito por el que «algunas víctimas han llegado al suicidio». «[Estas muertes] pesan sobre mi corazón, mi conciencia y la de toda la Iglesia. Pido humildemente perdón», agrega en el prólogo de Padre, yo le perdono, que ayer salió a la venta en Italia.

Por ello, escribe el papa Francisco, agradece a Pittet su testimonio, pues denuncias como la suya «derriban el muro de silencio» detrás del cual se ocultan tantos «escándalos y sufrimientos». Dichos testimonios «abren camino a la justa reparación y reconciliación» y ayudan a que «los pedófilos tomen conciencia de las terribles consecuencias de sus acciones», considera el Papa.

Hay que tratar con una «severidad extrema a los sacerdotes que traicionan su misión y a los obispos que les protegen», añade.