+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

cambios en la iglesia

El Papa propone que hombres casados puedan ser sacerdotes

El Pontífice plantea instaurar esta medida ante la falta de vocaciones . Bergoglio abre la puerta a esta opción allí donde los curas sean insufientes

 

ROSSEND DOMÈNECH
11/03/2017

Los curas no podrán casarse, pero el papa Francisco abre la puerta a la ordenación sacerdotal de hombres casados «de probada fe», principalmente en zonas del mundo donde los sacerdotes son insufientes para atender a los fieles. Jorge Bergoglio lo ha confirmado en una entrevista concedida por primera vez a un periódico alemán, el Die Zeit.

«El celibato libre no es una solución», ha dicho Francisco en referencia a la iglesia latina de Roma (los católicos ortodoxos se pueden casar con algunas restricciones), pero en la entrevista añade que es necesario «reflexionar sobre si los varones de fe segura constituyen una posibilidad», en referencia a hombres casados con una vida religiosa evidente y comprobada. Y ha añadido: «Tenemos que establecer cuáles pueden ser los deberes que asuman, por ejemplo, en aquellas comunidades que estén aisladas».

Más allá del hecho de que el matrimonio de los curas no es un dogma de fe, o sea, algo intocable, sino solo una disciplina, la frase del Papa sale al paso de algo que desde hace años se rumorea en los ambientes vaticanos sobre cómo sustituir la falta de sacerdotes en las exterminadas diócesis de la región de Amazonas, en Brasil. En dicha zona viven 700.000 fieles católicos, reunidos en 800 comunidades o aldeas y cuentan con tan solo 27 curas.

ATENCIÓN A LOS FIELES // El principal defensor de dicha solución es el cardenal brasileño jubilado Claudio Humes –un papable en el Cónclave de 2013--, y gran amigo de Bergoglio, que ha recorrido a lo largo de la región de Amazonas, estudiando el problema y una posible solución. Le apoya el obispo austríaco, Erwin Kraeutler, que vive en la región y que ha pedido al papa de poder asegurar de alguna manera la atención de tantos fieles con tan pocos sacerdotes. «Los católicos de Amazonas ven a un cura una o dos veces al año», ha dicho.

Hace exactamente un año, el secretario de Estado, Pietro Parolin, evidenció la existencia de una «emergencia sacramental» en algunas zonas del mundo a causa de la escasez de sacerdotes, considerando que el debate sobre la ordenación de varones de probada fe «es legítimo».

De hecho, en la Iglesia de Roma, el Concilio Lateranenese III de 1179 estableció que el celibato «no es un dogma, sino una medida canónica (de ley)». En la Iglesia Católica actual existen sacerdotes casados, como los ortodoxos y los anglicanos, vueltos al redil a causa de las aperturas de la Iglesia anglinana hacia los sacerdotes gais y la ordenación sacerdotal de las mujeres.