+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

EN ARIZONA (EEUU)

Una pareja abandona a su hijo para jugar a Pokémon Go

 

Brent y Brianne Daley - OFICINA DEL SHERIFF DEL CONDADO DE PINAL

MERITXELL FERNÁNDEZ
03/08/2016

La fiebre por Pokémon Go parece no tener límites. Una pareja de Arizona fue arrestada el pasado jueves por abandonar a su hijo, de tan solo dos años, para salir a jugar a Pokémon Go.

Los hechos se produjeron en San Tan Valley (Arizona) cuando, sobre las 22.30 horas de la noche, un vecino llamó al 911 de emergencias advirtiendo de que había un niño solo en la calle. Cuando la policía llegó al lugar, el pequeño estaba en el porche de la casa llorando, vestido tan solo con un pañal y una camiseta y soportando una temperatura de más de 35ºC.

Según los agentes, el domicilio se encontraba cerrado con llave, pero pudieron comprobar que el menor vivía allí al ver, desde la ventana, algunas fotos suyas dentro de la vivienda. Una vez verificada la identidad del niño, la policía llamó al padre, Brent Daley, para comunicarle que habían encontrado a su hijo solo en casa, a lo que éste respondió "como quieran" y colgó.

ACUSADOS DE ABANDONO

Una hora más tarde, ambos progenitores aparecieron en el domicilio argumentando que habían dejado solo al pequeño unos minutos para ir a poner gasolina. Al ver que su versión no resultaba muy convincente, terminaron admitiendo que habían salido a jugar a Pokémon Go con el coche, parando en distintos sitios y que habían estado fuera más de hora y media.

El niño se encuentra ahora bajo custodia del estado y los padres han sido puestos a disposición judicial. "Las fuerzas de seguridad han estado advirtiendo a la gente sobre la seguridad personal al jugar a este juego, pero nunca imaginamos a unos padres abandonando a un niño", declaró el sheriff del condado de Pinal, que ha añadido que los detenidos, Brent y Brianne Daley, están acusados de abandonar y poner en peligro a un menor.