+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

cambio de estación

El polen primaveral llega mucho antes este año y con mayores cantidades

Solo la lluvia diurna, que arrastraría el polvo de las flores, o la sequía frenarían el fenómeno. La UAB alerta de la polinización de plátano, pino, parietaria, chopo, sauce, moreras y gramíneas

 

Una empleada de la limpieza recoge polen en una calle, una imagen muy habitual en la primavera. - FERRAN NADEU

E. P.
20/03/2020

Las polinizaciones de esta primavera (que ha comenzado esta pasada madrugada y finalizará el 20 de junio) y del verano comenzarán unos días antes de lo habitual y serán importantes, con niveles por encima de la media desde 1994, lo que puede causar también un aumento importante de las alergias en las personas vulnerables a ellas.

Así lo indican las previsiones de los niveles de polen y esporas en la atmósfera en España para los próximos meses hechas públicas por investigadores de la Red Aerobiológica de Cataluña (RAC) del ICTA-UAB y del Departamento de Biología Animal, Biología Vegetal y Ecología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

El otoño e invierno han sido más húmedos y cálidos de lo habitual, por lo que la abundancia de agua en el momento en que las plantas, sobre todo los árboles, arrancan su actividad tras el parón por el frío, y las temperaturas suaves para la época se ha traducido en floraciones y polinizaciones importantes en invierno.

Así, según los expertos, las polinizaciones invernales (ciprés, fresno, avellano, aliso) han comenzado pronto y con mucha fuerza, superando las concentraciones medias históricas registradas desde 1994 hasta ahora, y han acabado pronto, es decir, han tenido la duración habitual.

Durante el 2020, las polinizaciones primaverales (plátano, pino, parietaria, chopo, sauce, arce, moreras, gramíneas y pronto las de abedul) siguen la tendencia de empezar pronto y con mucha fuerza y podrían tener la duración habitual excepto que las temperaturas sean repentinamente muy elevadas, lo que provocaría el agotamiento avanzado de la floración de las plantas.

También podría evitar esta polinización fuerte el que las lluvias se produzcan durante las horas de luz, cuando las flores están abiertas y pueden liberar el polen, ya que la lluvia arrastraría el polen hacia el suelo.

SOBRE TODO GRAMÍNEAS / La Sociedad Catalana de Alergia e Inmunología Clínica (SCAIC), que advierte del riesgo de esta elevada polinización para las personas alérgicas, sostiene al mismo tiempo que las sensibilizaciones más prevalentes en los pacientes alérgicos son al polen de gramíneas (51,6 %), plátano de sombra (38,7 %), olivo (35,5 %), cupresáceas (22,6 %) y céñigos (6,5 %).

UN CUARTO DE SIGLO / La RAC ha analizado también la tendencia de las cantidades anuales de estos pólenes en los últimos 26 años para evaluar cómo el cambio climático puede estar influyendo en la polinización. Los resultados de estos estudios realizados ponen en evidencia que se ha producido un incremento estadísticamente significativo de las cantidades anuales de polen de árboles (ciprés, plátano de sombra y olivo), mientras que el polen de hierbas tiende a disminuir mucho (parietaria y céñigos) o no significativamente (gramíneas y artemisia).