+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ITALIA

La región del Lacio busca médicos dispuestos a practicar abortos

En el área de la capital italiana, ocho de cada diez médicos son objetores a la ley de interrupción del embarazo

 

El cardenal Camillo Ruini, expresidente de los obispos italianos, crítico con la demanda de médicos para que practiquen abortos. - AP / PIER PAOLO CITO

ROSSEND DOMÈNECH / ROMA
25/02/2017

La región del Lacio (Roma) ha convocado unas oposiciones par amédicos favorables, si hay demanda, a practicar abortos. La decisión persigue cubrir las plazas de los médicos objetores de conciencia, que en Italia alcanzan el 70% de los facultativos (más del 90% en algunas autonomías), frente al 6%-7% de los países europeos. Los dos primeros candidatos ya han sido contratados y se ha levantado una polvareda nacional, en la que se mezclan médicos, iglesias y políticos.

El colegio de médicos de Roma ha instado a la región a retirar la decisión porque la considera “discriminatoria”. “Unas oposiciones solo para no objetores de conciencia tiene un significado discriminatorio hacia quien ejerce un derecho sancionado por la bioética y la deontología médica”, ha escrito en un comunicado. Giuseppe Lavra, de la agrupación, argumenta que “no consta que los servicios de Ivg (interrupción voluntaria del embarazo) no hayan sido asegurados”, obviando el hecho de que, a falta de estructuras públicas disponibles, las mujeres se dirigen a las clínicas privadas o a prácticas de  aborto clandestino.

Por su parte, la región aduce que se trata “de un procedimiento regular”. “No hemos pedido médicos abortistas”, ha replicado el presidente autonómico, Nicola Zingaretti, sino “poder aplicar la ley que permite el aborto”. Zingaretti ha subrayado que “en el texto (del concurso público) no hay, entre los requisitos previstos, ninguna referencia a la objeción de conciencia, sino una indicación específica sobre los servicios a prestar”, entre los cuales se encuentra el aborto.

Las oposiciones fueron convocadas en 2015 y en 2016 una disposición del Lacio puso en marcha medidas para encontrar en otros hospitales a médicos no objetores cuando fueran necesarios en un centro médico. “Me sorprende que el colegio de médicos no conozca unas actas que se remontan a 2015, ni tampoco que los (primeros) dos médicos contratados estén inscritos en su colegio”, ha dicho Zingaretti.

GUERRA DE RELIGIÓN

El gobernador del Lacio ha subrayado que no quería “desencadenar ninguna guerra de religión, sino sólo garantizar un derecho”, razón por la que “el concurso no excluye a los objetores, sino que ilustra claramente cuál es la función a desarrollar cuando se es contratado”. En la región de la capital italiana ocho de cada diez médicos son objetores.

El cardenal Camillo Ruini, expresidente de los obispos italianos, ha comentado que en su opinión la decisión de la región “es una presión abortista respecto a la letra y espíritu de la ley”. El cardenal arguye que la finalidad de la norma “no es conducir a quien lo desea a abortar o a abrir una posibilidad en tal sentido, sino que apunta a ayudar a no abortar, a prevenir”.

La ley que permite el aborto en Italia había previsto, en función preventiva, la creación de consultorios informativos sobre contracepción, sin embargo la mayoría de los pocos que surgieron fue por iniciativa de las mujeres del entonces Partido Comunista (PCI) y no por los católicos

50.000 MUERTES EN EL MUNDO

Emma Bonino, excomisaria de la UE y exministra de Exteriores de Roma, ha comentado que “la ley  (sobre el aborto) es muy clara y las instituciones tienen que aplicarla y garantizar el servicio, mientras que sabemos que en muchas regiones no es así precisamente por el abuso de la objeción de conciencia”. Ha añadido que más allá de la conciencia personal de cada persona, “el deber del Estado es hacer aplicar las leyes, sencillamente, finalmente, aplicar la ley”.

Cada año mueren en el mundo, según datos de ONU, unas 50.000 mujeres a causa de abortos clandestinos, y otros 8,5 millones sufren consecuencias para su salud. El aborto es la causa principal de muerte entre las mujeres de entre 15 y 19 años de los países pobres y el 41% de los adolescentes alumbran a un hijo no deseado o consecuencia de una violación. En total se practican en el mundo 41 millones de abortos anuales, la mitad de los cuales, en condiciones inseguras o de forma ilegal.