+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

TRANSCRIPCIÓN DE LA DECLARACIÓN JUDICIAL

«Sentí miedo, reaccioné sometiéndome»

«Cerré los ojos para no enterarme y que pasara rápido», declaró la víctima de ‘La manada’

 

REDACCIÓN
06/12/2017

«Repito que no pensé en que iba a suceder lo que sucedió», declaró durante el juicio la joven madrileña de 18 años presuntamente violada por el grupo conocido como La manada, según la transcripción que salió a la luz ayer. Interrogada por la fiscal sobre el momento en que ingresó con los cuatro amigos en el portal donde tuvieron lugar los hechos, la víctima recordó que en ese momento se estaba besando con uno de ellos, y declaró: «El que me besaba me tenía agarrada de la mano y tiró de mí hacia el portal. En ese momento, otro chico me metió en el portal, me agarró de la muñeca». «No fue con mucha fuerza, fue con la fuerza suficiente para meter a alguien», dijo luego. Y luego, cuando la fiscal le preguntó si le habían tapado la boca al entrar: «Me dijeron que me callara y me hicieron así». Según la transcripción, en ese momento la mujer se llevó la mano a la boca.

Casi cuatro horas duró la declaración de la joven en la Audiencia Provincial de Navarra, cuya transcripción publicó ayer Noticias de Navarra. Interrogada por la fiscal, la joven empezó así el relato de lo que ocurrió adentro: «Recuerdo la puerta, llegamos al cubículo ese, y fue cuando empecé a sentir más miedo. Me vi rodeada por aquellos cuatro, noté que me quitaban la riñonera, sujetador y me desabrochaban el jersey atado a la cintura. Empecé a sentir más miedo cuando me agarraron de la mandíbula y me acercaron para hacer una felación, y otro me agarraba de la cadera y me bajaba leggins (sic). En ese momento estaba totalmente en shock, no sabía qué hacer, quería que todo pasara rápido y cerré los ojos para no enterarme de nada y que pasara rápido».

«¿Recuerda en qué posición la colocaron?», le pregunta la fiscal. Ella responde: «No lo recuerdo. Recuerdo que tenía una mano agarrándome para hacer una felación y otra mano que me presionaba en la cadera». «¿Recuerda si estuvo de pie?», sigue la fiscal. «Estuve todo el rato de rodillas o semiagachada, no recuerdo estar de pie». La fiscal insiste: «¿La cambiaron de postura?» Y la joven contesta: «No, solo recuerdo la presión a la que me he referido en la mandíbula y que me tiraban del pelo, de la coleta».

«Solo cerré los ojos»

Es significativo el momento en que la fiscal le pregunta si en algún momento tuvo la oportunidad de salir del lugar. Ella dice: «Cuando estaba en el cubículo no me daba la cabeza para pensar cómo puedo salir de allí. Me daba igual lo que pasaba. Me sometí para que acabara». «¿Sintió miedo –pregunta la fiscal– de lo que podía ocurrir en ese momento?» La mujer contesta: «Cuando me vi rodeada sentí miedo, no sabía cómo reaccionar y reaccioné sometiéndome». «Solo cerré los ojos y veía tatuajes en la tripa y en la zona alta de la pelvis», declaró la víctima a continuación.