+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el hombre se escuda en que la relación fue consentida

Acusan a un hombre de 57 años de seducir, abusar y pegar a una niña de Castellón

El fiscal solicita 16 años y la menor dice que la controlaba, sometía e insultaba

 

Imagen del procesado, sentado ayer en el banquillo. - BIGNÉ

NÚRIA B. BIGNÉ
09/11/2018

Un ciudadano de origen colombiano se sentó ayer en el banquillo para enfrentarse a un presunto caso de abusos sexuales continuados y malos tratos a una menor a la que supuestamente sedujo cuando ella tenía solo 13. La Fiscalía pide un total de 16 años de prisión para el adulto que en la actualidad tiene 57 años y contaba con 50 cuando comenzó a salir con la niña. Como él mismo reconoció, estaba casado y su mujer estaba embarazada cuando se conocieron.

La víctima, que en la actualidad tiene 19 años, declaró tras un parabán para evitar la confrontación visual con el acusado. Relató una historia que comenzó, según la adolescente, en el año 2013.
«Lo conocí porque él ya había salido antes con una amiga mía que tenía 12 años. Nos ocultó que estaba casado y dijo que tenía menos edad de la que en realidad tenía», declaró. La menor admitió que le dijo al procesado que tenía 14, en lugar de 13 años, y contó al tribunal que mantenían relaciones sexuales «de manera muy frecuente». Concretamente, «varias veces a la semana».

La niña admitió que estuvieron juntos hasta que ella cumplió los 17 y acabó denunciándolo. «El último año de relación empezó a insultarme. Me decía que era una puta y no me dejaba hablar con amigos. Me controlaba, me gritaba y me empujaba. Un día me pegó un puñetazo porque me vio hablando con un chico», relató la víctima, muy afectada.

A pesar de las agresiones y celos que evidenció, dijo a preguntas del fiscal que ella quiso «muchísimo» al acusado. «Al final acabé autolesionándome porque no estaba a gusto conmigo misma. Mi tutora se dio cuenta y terminé contándoselo y yendo al Centro Mujer 24 horas», explicó.

El procesado, por su parte, se escudó en que no sabía la edad real de la niña y acusó a la menor de «acosarlo» para que acabaran juntos. «Yo la esquivaba y, después de muchos meses, empezamos a vernos, pero muy esporádicamente», dijo en un relato radicalmente opuesto al de ella.

«Nunca me he peleado con nadie. Todo son inventos de ella. No soy violento», afirmó en su interrogatorio el hombre, quien aseguró que la familia de la niña «conocía» la relación y que la madre de esta hablaba con él por teléfono con normalidad. 

La madre: «Mi hija dijo que se mataría si yo lo denunciaba»

La madre de la adolescente declaró, muy afligida, y contó cómo vivió ella la relación. «Mi hija me ocultó el noviazgo durante dos años. Cuando me enteré le dije que lo iba a denunciar, pero ella me advirtió que si lo hacía ella se suicidaría», recordó la progenitora entre lágrimas. «Me prometió que lo iba a dejar y yo hablé con él y le avisé de que la niña era menor. Más tarde, volvieron», aseveró la mujer. «Él decía que en su país es normal que un maduro vaya con una menor y yo le imploraba a mi hija que volviera a casa conmigo, después de irse con él a Borriol», declaró a preguntas del fiscal.