+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

los días 26, 27 y 28 de septiembre

Al banquillo 16 años después de tirotear a un joven en Benicàssim

La autoría fue un enigma durante una década hasta su resolución en el 2014. El fiscal pide siete años de cárcel por seccionarle la aorta de un tiro al fallecido

 

NÚRIA B. BIGNÉ
30/08/2016

Los dos ciudadanos rumanos, I.V.P. y G.B.L., acusados del homicidio a tiros de un compatriota en el año 2000 en Benicàssim se sentarán en el banquillo 16 años después de los hechos que se les imputan. Será ante un jurado popular los días 26, 27 y 28 de septiembre en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial.

La Fiscalía pide siete años de prisión para cada uno de ellos, con la atenuante de dilaciones indebidas por el tiempo transcurrido y es que la causa estuvo paralizada desde noviembre del 2002 hasta abril del 2014, cuando la Guardia Civil esclareció el caso.

La víctima y los dos acusados, que vivían juntos en Benicàssim, mantuvieron, según consta en el escrito de calificación del Ministerio Público, una acalorada discusión. En un momento determinado de la disputa y con ánimo de acabar con su vida, según el fiscal, I.V.P. sacó una pistola semiautomática de calibre 9mm y marca Llama, que nunca pudo ser localizada, con la que efectuó varios disparos. Uno de ellos, traspasó la manga izquierda de la cazadora y la sudadera de la víctima, sin llegar a impactar en su cuerpo. El segundo tiro efectuado sí le dio y le seccionó la arteria aorta por encima del corazón.

Aunque herido de muerte, el fallecido intentó huir corriendo de los presuntos homicidas y caminó unos metros hasta que se desplomó en el suelo, donde murió desplomado. Los acusados, según relata la Fiscalía, abandonaron el lugar, dejando al finado herido en el suelo, no sin antes acercarse a él y proferirle varias expresiones en rumano.

El joven falleció a causa de las graves heridas y es que, al atravesarle la bala la aorta, le provocó un deslizamiento que impidió la impulsión de sangre.

La autoría del crimen permaneció durante una década sin resolver. La reapertura del caso en el año 2010 tras algunos indicios permitió identificar a los supuestos autores, dos amigos de la víctima, que ya habían declarado tras el homicidio, pero que habían quedado en libertad al no haber testigos de los disparos. Fueron detenidos en Italia en el 2014.

El fiscal pide, además de los años de prisión, que se indemnice a la entonces pareja sentimental del fallecido con la cantidad de 79.213 euros y al padre de la víctima en 6.601 euros. H