+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Sucesos

 

GUADALAJARA DESENLACE TRÁGICO

El cadáver de Donovan Párraga estaba a 500 metros de su casa

  •  La Guardia Civil tarda 11 meses en hallar en un pozo negro al niño desaparecido


  •  El cuerpo no
  •  

    Entrada de la urbalización donde fue hallado el cadáver de Donovan (foto pequeña). EFE -

    El cadáver de Donovan Párraga estaba a 500 metros de su casa -

    OLGA PEREDA TRIJUEQUEOLGA PEREDA TRIJUEQUE 24/01/2003

    El descampado fue rastreado en infinitas ocasiones por los vecinos y la Guardia Civil. Pero nadie se acercó en profundidad a un pozo de aguas fecales. Las autoridades consideraron "poco probable" que un chaval pudiera saltar la valla que rodea el pozo negro. Hace meses, los agentes rastrearon la depuradora y metieron unos ganchos en el agua, pero no se toparon con nada raro y pensaron que allí no había ningún cuerpo.

    Sin embargo, la Guardia Civil vació ayer ese pozo y encontró el cadáver de Donovan Párraga, el chaval que desapareció hace 11 meses en Trijueque (Guadalajara) cuando tenía 12 años y sobre el que la policía no tenía ninguna pista. El lugar donde lo hallaron está a unos 500 metros de la casa donde el menor vivía con su madre, en la urbanización La Beltraneja.

    La Guardia Civil pidió hace un par de semanas autorización judicial para sacar el agua del pozo, que está ubicado en una finca privada. La orden "correspondió al plan general de búsqueda de Donovan" y no a ninguna pista en concreto, según explicaron ayer fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Guadalajara. Su versión no concuerda con la que ofreció el ministro del Interior. Ángel Acebes explicó que la poza fue revisada hace meses y que los agentes no encontraron nada extraño.

    A pesar de que la Guardia Civil ha tardado casi un año en encontrar al niño desaparecido, el máximo responsable del Interior alabó las labores de investigación y explicó que el retraso a la hora de vaciar por completo el pozo se debió a que el acceso "era difícil" . Una vez drenada la poza, los agentes descubrieron restos de un cadáver "en avanzado estado de descomposición", aunque el cuerpo no tenía signos de haber sido mutilado.

    La autopsia, que se realizará en breve, comprobará si los restos hallados corresponden a Donovan, aunque todas las pistas apuntan en esa dirección. La madre del menor acudió ayer por la mañana al descampado cercano a su urbanización y comprobó que la ropa encontrada por los agentes correspondía a la que llevaba Donovan el día que desapareció: vaqueros azules, sudadera blanca con su nombre impreso y zapatillas deportivas de la marca Nike. El hecho de que llevara la misma vestimenta que el último día que fue visto con vida y que el cadáver no presentara signos de violencia hace pensar a los investigadores que el niño pudo sufrir un accidente.

    Sin embargo, los familiares del niño no opinan igual. Manuel Martínez, tío de Donovan, se mostró convencido de que su sobrino fue asesinado.