+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 

Sucesos

 

operación de la guardia civil

Cae una red que traficaba con migrantes y operaba en Castellón

Nueve personas son detenidas por introducir personas en el Reino Unido. Los barcos partían de puertos del Cantábrico y del litoral mediterráneo

 

La operación se inició a principios del 2018 y terminó ayer con la detención de nueve personas. - GUARDIA CIVIL

AGENCIAS mediterraneo@epmediterraneo.com BILBAO // VALÈNCIA
05/11/2019

La Guardia Civil detuvo ayer a nueve personas bajo la acusación de integrar una red dedicada a introducir migrantes de forma clandestina en el Reino Unido a través de barcos que partían de puertos de la cornisa cantábrica, principalmente Santurtzi, y del litoral mediterráneo, entre ellos el puerto de Castelló.

Se trata de ocho personas de nacionalidad albanesa y una brasileña que captaban a los inmigrantes en Albania o a través de intermediarios residentes en los campamentos establecidos en las proximidades portuarias de Santurtzi, según informó ayer el Ministerio del Interior.

Esta operación, dirigida por el Juzgado de Instrucción número 3 de Barakaldo (Vizcaya), se inició a principios del 2018, cuando los agentes de la Guardia Civil detectaron un incremento de inmigrantes albaneses que intentaban embarcar de forma clandestina en España, estando su destino en el Reino Unido.

CÉLULAS // Los agentes constataron que esta organización estaría compuesta por dos células, una operando en Bilbao, Barakaldo y Sestao, y otra que estaría actuando en otras provincias.

Interior destacó que los desplazamientos comportaban un elevado riesgo para la vida de los inmigrantes, ya que embarcaban como polizones en camiones, contenedores, habitáculos o maleteros de los vehículos. Además del puerto de Bilbao, la red utilizaba las instalaciones portuarias de Santander, Vigo, Ferrol, Ribadeo, Gijón, Avilés, Pasajes (Gipuzkoa), Valencia o Castelló.

En la misma investigación se practicaron 11 registros en los que se intervinieron numerosos dispositivos móviles e informáticos y tarjetas bancarias y documentos de identidad.

A los detenidos se les imputa delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, delitos de falsedad documental y contra la salud pública, robo de gasoil, robo de viviendas y gestión de plantaciones de marihuana, entre otros.