+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

benicarló envenenado al pedir un vino

Clausuran el bar del lavavajillas mortal y arrestan a su propietario

La Guardia Civil deja libre con cargos al dueño tras fallecer un cliente intoxicado. Expertos alertan de que el corrosivo puede ser letal en cuestión de horas

 

Clausuran el bar del lavavajillas mortal y arrestan a su propietario -

NÚRIA B. BIGNÉ
16/06/2015

La Guardia Civil de Benicarló detuvo ayer al propietario del bar Raconet de la localidad, en el que un cliente murió intoxicado este domingo con un producto industrial para el lavavajillas que le sirvieron al pedir un vino.

El responsable del establecimiento prestó declaración ante los agentes en las dependencias policiales y quedó en libertad con cargos, a la espera de pasar en el día de hoy a disposición de la autoridad judicial competente.

Los efectivos investigan, según revelaron desde la comandancia de la Benemérita en Castellón, si en el transcurso de los fatales acontecimientos pudo haberse cometido un presunto delito de homicidio por imprudencia con consecuencia de muerte.

La víctima mortal, Andrés Lorente, de 49 años, se intoxicó al beber un potente detergente que le sirvieron por error al pedir una copa de vino blanco para acompañar a su aperitivo en el local de la plaza Isabel de Villena.

Tras pegar el primer trago, el fallecido sintió una gran sensación de quemazón. Según relataron a este diario algunos testigos de la tragedia, antes de la llegada de los servicios sanitarios, la víctima ingirió agua para aliviar la sensación de ardor que le recorría la garganta, lo que podría haber agravado la incidencia del líquido corrosivo en su organismo.

Una unidad del SAMU se personó en el bar y trasladó a Andrés Lorente al centro de salud integral de Benicarló, en el que recibió las primeras curas. Sin embargo, los especialistas sanitarios se dieron cuenta de la gravedad de sus lesiones internas y lo derivaron, con pronóstico muy grave, al Hospital Comarcal de Vinaròs. Al poco de ingresar, el hombre fallecía sin poder evitar los médicos el trágico desenlace.

Según reveló ayer a este rotativo el director del Servicio de Digestivo del Hospital General de Castellón, José Antonio Martín, un líquido muy concentrado, como el que acabó con la vida de Andrés Lorente, puede ser letal en cuestión de horas. “Quema desde el primer minuto y, si es potente, puede abrasar y perforar el esófago y el estómago”, aseguró Martín, quien recordó que este tipo de accidentes son, en su mayoría, de tipo doméstico. “Medio vaso de un líquido industrial puede provocar la muerte y es esencial su correcto etiquetado y almacenaje”, recordó el doctor. H