+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

VIOLENCIA MACHISTA

Un condenado por matar a su mujer asesina a su abogada en Zaragoza

La víctima y el agresor mantenían una relación sentimental

 

José Javier Salvador Calvo, en una imagen de archivo del 2005. - ÁNGEL CASTRO (EL PERIÓDICO DE ARAGÓN)

REDACCIÓN
19/01/2019

La Policía Nacional investiga la muerte violenta de una mujer en Zaragoza a manos, presuntamente, de un hombre que se encontraba en libertad provisional por matar en el 2003 a la que entonces era su esposa. El presunto autor del crimen es José Javier Salvador Calvo, de 50 años. Se suicidó ayer, tras cometer su segundo asesinato machista.

La víctima de Zaragoza es Rebeca Santamalia Cáncer, una abogada de 48 años y madre de un hijo, cuya desaparición fue denunciada por su marido el jueves y a quien policía halló muerta en un domicilio de la capital aragonesa con heridas por arma blanca.

El juez de vigilancia concedió a Salvador el tercer grado en diciembre del 2011, a pesar de la propuesta contraria de la junta de tratamiento de la prisión de Teruel. En enero del 2017 el juzgado otorgó la libertad condicional, también con la opinión en contra de la junta de tratamiento de la prisión de Zuera.

Según la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, Santamalia defendió a su supuesto asesino en el juicio por el crimen de su mujer y en la actualidad mantenían una relación sentimental. Sánchez precisó que el entorno de la asesinada ofreció estos detalles concretos.

Salvador Calvo se suicidó la madrugada de ayer arrojándose por el viaducto de Teruel. La vivienda en la que se halló a la abogada era en la que residía Salvador.

PRIMER CRIMEN // El presunto asesino de Santamalia fue condenado en el 2005 a 18 años de cárcel por matar de nueve disparos con una carabina del calibre 22 a su esposa, Patricia Maurel, el 22 de mayo del 2003, pocos días antes de las elecciones municipales a las que ella concurría como cabeza de lista del Partido Popular en la Puebla de Híjar (Teruel). Después de cometer el crimen y con la ropa manchada de sangre, se desplazó hasta el Hospital Provincial de Teruel, donde confesó los hechos. La pareja tenía tres hijos.

El Consejo General de la Abogacía Española expresó ayer su «más enérgica» condena por el asesinato de Santamalia y recordó que con la violencia machista «algo muere también en la calidad de la democracia».

Santamalia fue coordinadora del Servicio de Orientación Penitenciaria del Colegio de Abogados de Zaragoza entre el 2010 y el 2012. También fue vocal de la Subcomisión de Derecho Penitenciario del Consejo General de la Abogacía Española.