+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

en la calle general palau

Derrumbe en un edificio de Cervera a causa de un fuego

Investigan el caso, ya que no es el primer incendio que apagan en sus propiedades

 

Los efectivos de bomberos sofocaron las llamas de la casa derruida. - SIAB

Los efectivos de bomberos sofocaron las llamas de la casa derruida. - SIAB

NÚRIA B. BIGNÉ nbalaguer@epmediterraneo.com CASTELLÓN
01/02/2018

Un voraz incendio provocó en la madrugada de ayer el derrumbe de una finca de pisos de Cervera del Maestre. Las llamas calcinaron por completo las tres alturas del edificio, ubicado en el número dos de la calle General Palau, y provocaron la caída de los techos, por lo que fue necesaria la evacuación de la misma y de las casas colindantes --no se vieron dañadas--. Según ha podido saber este periódico de fuentes fidedignas, el caso se encuentra en investigación, ya que no es la primera vez que los bomberos acuden para sofocar un fuego en una propiedad del afectado --único morador de la finca--.

Además, a la llegada de los agentes de la Guardia Civil, el dueño de la vivienda se encontraba muy tranquilo, un hecho que llamó la atención de los investigadores, que analizan ahora qué pudo suceder en esta ocasión.

Las llamas comenzaron a las 00.15 horas y el fuego no se pudo dar por controlado hasta las 3.00, según confirmaron desde el Consorcio Provincial de Bomberos. Efectivos de dos dotaciones del Parque del Baix Maestrat actuaron en las tareas de extinción. Ante el riesgo de colapso del inmueble y para preservar la seguridad de los medios intervinientes, los bomberos llevaron a cabo las tareas desde el exterior.

El incendio no se cobró heridos, pero sí causó daños importantes, ya que, además de calcinar la vivienda, las llamas afectaron a una pescadería ubicada en el bajo comercial del inmueble. Los bomberos ayudaron a la responsable del establecimiento a entrar al local para retirar el dinero que había en la caja, pero el negocio resultó muy dañado.