+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

se temía que el afectado pudiera perder la visión

Detenido tras golpear a otro hombre fuera de una discoteca

La víctima tuvo que ser hospitalizada de inmediato por lesiones graves en un ojo

 

El agredido fue ingresado de inmediato en el Hospital General como consecuencia de la fuerte agresión. - MEDITERRÁNEO

12/02/2017

Nuevo altercado acaecido cerca de una zona de ocio nocturno de Castellón. Tal como ha podido conocer Mediterráneo, un hombre, mayor de edad, fue arrestado ayer por propinar supuestamente un puñetazo en la cara a otro varón en una reyerta. Según informaron fuentes policiales, los hechos tuvieron lugar sobre las 4.30 horas de la madrugada en el cruce de la calle Maestro Ripollés con Marqués de la Ensenada, cuando un grupo reducido de jóvenes se enzarzó al salir de la discoteca que se encuentra en dicha zona. Al parecer, la discusión fue subiendo de tono hasta el punto de que la trifulca acabó con dosis de violencia.

Como consecuencia del airado cruce de palabras que habían mantenido los implicados, el detenido propinó un fuerte puñetazo en el rostro al otro individuo con el que estaba discutiendo, produciéndole lesiones graves en un ojo. Ante la virulencia de la agresión, el afectado tuvo que ser ingresado de inmediato al Hospital General, donde aún sigue hospitalizado. A falta de conocer el parte médico oficial, ha trascendido que se temía que pudiera perder la visión debido a la gravedad del golpetazo.

Mientras el agredido era desplazado con celeridad a un centro hospitalario, los agentes de la Policía Local de Castellón detuvieron al presunto autor de la brutal agresión, a quien se le imputa un delito de lesiones.

NUEVA REYERTA // La pelea tuvo lugar un día después de conocerse que la Policía Nacional había arrestado a tres individuos de origen rumano por la brutal paliza que propinaron a otro varón de nacionalidad rumana en las inmediaciones de una discoteca situada en el polígono Los Cipreses. La reyerta se remonta a la noche del pasado 25 de diciembre, cuando los tres detenidos golpearon violentamente por todo el cuerpo a la víctima, llegando a pisarla y partirle botellas en la cabeza, a pesar de haber perdido el conocimiento previamente.