+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

ARRANCA EN LA AUDIENCIA PROVINCIAL EL JUICIO POR LA MUERTE DE SU VECINO DISCAPACITADO

Una deuda de 12.000 euros motivó el crimen de Sant Joan de Moró

La fiscalía solicita 16 años de prisión por un delito de asesinato y la defensa, 3 años y 9 meses por homicidio. El acusado confiesa que atizó con una barra a su víctima, a la que exigía la devolución de un préstamo

 

El acusado del crimen, escoltado por la policía, ayer durante la vista que se celebra en la Audiencia. - GABI UTIEL

ÁNGEL BÁEZ
13/02/2016

La reclamación de una deuda por un importe de 12.000 euros desencadenó en el 2014 la muerte de Vicente Beltrán, un discapacitado y residente en la localidad de Sant Joan de Moró, de 59 años, quien falleció tras ser apaleado por Vicente Manuel Bou, de 50 y vecino de la víctima, quien se sienta desde ayer viernes en el banquillo de los acusados de la Sección Primera de la Audiencia Provincial, acusado de un delito de asesinato, por el que el fiscal pide 16 años de prisión.

La primera jornada del juicio comenzó con la elección de los miembros del jurado, la exposición de las conclusiones provisionales tanto de la Fiscalía como de la defensa, el interrogatorio al acusado y el testimonio de los agentes de la policía.

La fiscala y el letrado de la defensa, que en sus correspondientes exposiciones solo coincidieron en señalar la atenuante de confesión, sí mostraron una clara divergencia en cuanto a la naturaleza del crimen. Así, para la acusación se trata de un delito de asesinato, donde prevalece la premeditación y la indefensión de la víctima, quien estaba postrada en una silla de ruedas por una discapacidad y, en el momento del ataque, se encontraba viendo la televisión, ajeno a las intenciones del atacante. En cambio, la defensa fundamenta sus argumentos en que se trata de un homicidio, que fue producto de un arrebato condicionado por la extrema situación económica del acusado, quien “nunca tuvo intención de acabar con la vida de Vicente Beltrán, al que le unía una buena amistad desde siempre”.

El ministerio público argumentó que los hechos sucedieron el 4 de diciembre del 2014, cuando Vicente Manuel Bou se dirigió al domicilio de la víctima con la intención de reclamarle la deuda que, presuntamente, había contraído con el acusado. La conversación se tensó cuando Beltrán se negó a la devolución. Fue entonces cuando el ahora procesado cogió una barra de hierro hueca que había en el exterior de la casa de campo --una finca con varias dependencias exteriores y provista de tentadero-- y asestó varios golpes en el cuello y espalda que le produjeron la muerte. H