+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

GRAVE SUCESO

Dos heridos por arma blanca por el robo de un móvil

Uno de los presuntos autores, de origen magrebí, recibió una paliza por vecinos de la zona y una de las víctimas recibió una puñalada en el pecho al intentar evitar el hurto

 

Aythami muestra la herida por el apuñalamiento en el lugar donde se produjo. - LA PROVINCIA

A. C. D. (LA PROVINCIA)
24/01/2021

Dos jóvenes resultaron heridos por arma blanca, uno de ellos con una puñalada en el pecho y el otro con un corte en la cabeza, durante el robo de un móvil en Las Palmas de Gran Canaria. Los autores, entre tres y cuatro chicos de origen magrebí, huyeron del lugar corriendo y uno de ellos recibió una paliza en Primero de Mayo por los vecinos que les persiguieron por la cuesta de Mata.

Aythami es el vecino de la plaza de la calle Montejurra que recibió el “pinchazo”. Cuenta casi un día después y rodeados de amigos que los hechos se venían cocinando desde hacía varios días. Un grupo de jóvenes extranjeros venían medoreando las calles ante la sorpresa de los vecinos, que les atribuyen diferentes robos, como el de una patineta a una niña, y también problemas de seguridad con comentarios molestos a mujeres adolescentes y jóvenes.

Antier, poco antes de las ocho de la tarde, Aythami vio como dos adolescentes venían desde el Polígono Cruz de Piedra diciendo que estos chicos, con edades comprendidas entre los 18 y los 21 años, les habían molestado. Cuando llegaron a la altura de Montejurra, al menos tres personas se pusieron a su altura. “Estaba jugando con mi niña de 2 años en el parque cuando aparecieron por aquí, saqué el móvil y me rodearon”, afirma. Fue en ese momento cuando se produjo el apuñalamiento en el pecho para, en su opinión, robarle el teléfono. La hoja metálica “tocó hueso, si me coge unos centímetros más a la izquierda no lo cuento; dejo a mi hija sin su padre”, señala. Asegura que la cuchillada se produjo con un navaja. El otro que recibió la agresión Ayoze, sufrió un corte en la cabeza.

Esas dos agresiones con arma blanca hicieron que los jóvenes del barrio comenzaran una persecución detrás de los agresores. Corrieron por un lateral del parque de Las Rehoyas, después por la cuesta de Mata y finalmente en Primero de Mayo. Lo hicieron a pie y en coche. Y en esta última calle alcanzaron a uno de ellos, al que según varias de las personas consultadas le propinaron una paliza provocándole varias heridas.

Los vecinos de la plaza de Montejurra afirman que en el barrio hay “miedo”

El Centro Coordinador de Seguridad y Emergencias (Cecoes)- 112 del Gobierno de Canarias recibió una llamada a las 20.02 horas en la que se solicitaba la presencia de una ambulancia a la cuesta de Mata. Asimismo, se movilizaron varias unidades de la Policía Nacional y de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria en apoyo. “Aquí llegaron como cuatro o cinco coches patrullas”, recuerda un vecino del barrio de Coperfham, donde se vivieron momentos de tensión con personas corriendo hacia la ciudad baja.

En coche al ambulatorio

Mientras los recursos de emergencias se desplazaban al lugar, Aythami veía cómo empezaba a tener frío, se sentía fatigado. Quienes allí estaban decidieron llevarlo en un coche privado hasta el cercano centro de salud de Miller Bajo, donde se repetían los mismos síntomas hasta que finalmente fue trasladado en una ambulancia medicalizada al Hospital Insular. Le pusieron cuatro puntos de sutura para cerrar la herida y le dieron el alta médica. Ayoze, por su parte, recibió otros seis puntos por el corte en la cabeza.

Una ambulancia de soporte vital básico, por su parte, acudió hasta la cuesta de Mata aunque no atendió a ninguna persona, según indicaron fuentes del 112. La Policía Nacional y la Policía Local han iniciado una investigación para tratar de identificar tanto a todos los jóvenes magrebíes implicados en las dos agresiones por arma blanca ocurridas en Montejurra como a los autores de la paliza que se le propinó al extranjero en la calle Primero de Mayo.

Los vecinos de Las Rehoyas aseguran que durante las dos últimas semanas han visto como la inseguridad en el barrio se ha incrementado, que hay una “psicosis”, como apunta uno de ellos, que añade que ya los niños no juegan tanto en la calle porque “hay miedo”. “No somos racista”, enfatiza, “aquí vive un moro” con el que tiene una buen relación, pero comenta que los magrebíes que han estado por la zona sólo han generado problemas.

Ya la concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha mantenido reuniones con la Subdelegación del Gobierno para atajar estos problemas de seguridad que se están sucediendo en este y otros barrios de la capital de grancanaria durante las últimas semanas y para mejorar la coordinación entre Policía Local y Policía Nacional.