+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 

Sucesos

 

la víctima quedó inconsciente tras lanzarse de la zona de la porteta

Fallece el menor herido al saltar de unas rocas al mar en Peñíscola

Consternación en su entorno escolar de Benicarló por el trágico desenlace. El joven, de 15 años, no supera las graves lesiones tras cuatro días en la UCI

 

Los servicios sanitarios del Samu sacan al menor de la playa y lo llevan hacia la ambulancia tras el accidente. - ROIG

NÚRIA B. BIGNÉ // BARTOMEU ROIG
12/07/2017

Final trágico para C.V.M., el menor de 15 años que el pasado viernes resultó herido grave mientras realizaba un salto desde unas rocas del entorno de la Porteta de Peñíscola hacia el mar. El adolescente no ha podido superar las graves lesiones cerebrales y ha muerto en la UCI del Hospital General, tras cuatro días ingresado, según han confirmado a este diario fuentes sanitarias y policiales. Su familia ha tomado la solidaria determinación de donar sus órganos para así ayudar a otras personas a seguir viviendo.

Consternación absoluta en su entorno escolar y vecinal. Desde La Salle de Benicarló, donde el joven estudiaba, lamentaban ayer el fallecimiento de su alumno y trasladaban sus condolencias a los familiares por tan triste pérdida. Los amigos del menor guardaron también un minuto de silencio, sobre las 21.00 horas, en Benicarló, tal y como indicaron a este diario allegados al adolescente tristemente fallecido.

La extrema gravedad de las lesiones sufridas al golpearse en la caída contra otras rocas se temieron desde el primer momento. Y es que, como explicó la semana pasada este diario, C.V.M. tuvo que ser trasladado de urgencia en helicóptero tras recobrar el pulso gracias a un desfibrilador y a la pericia de los socorristas de la playa. El aviso se recibió en el 112 a las 18.50 horas. Tras lanzarse de una zona rocosa, el adolescente yacía en el agua, inconsciente. «Cuando llegamos había un joven flotando boca abajo. Al subirlo no respiraba y le faltaba pulso», explicaron desde Saepla, la encargada del servicio de socorrismo. Debido al estado de resaca que presentaba el mar se decidió el traslado hasta la playa Sur.

«Mientras iban de camino, los socorristas comenzaron la reanimación y luego se aplicó el desfibrilador, que logró recuperarle el pulso», añadieron los empleados del servicio de salvamento.

La pérdida del menor eleva a dos las muertes de bañistas en Peñíscola en lo que va de verano. Se trata de los dos únicos casos que, por el momento, ha registrado la provincia. El pasado mes de mayo, un anciano de 83 años perdía la vida en el agua y era hallado inconsciente poco antes de las 10.00 horas. La reanimación cardiopulmonar fue inútil.