+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

las chicas son de la vall, pero iban al centro de acogida de nules

El forense ve que el padre acusado de abusos causó «terror» a su hija

El médico dice que las 2 disminuidas no pueden comprender la gravedad del caso. El fiscal añade a su petición de 15 años de cárcel otros 16 de libertad vigilada

 

V.R.V., durante el juicio celebrado contra él en la Audiencia Provincial. - MANOLO NEBOT

NÚRIA B. BIGNÉ
29/09/2017

Visto para sentencia. El juicio contra un vecino de la Vall d’Uixó, V.R.V., acusado de abusar sexualmente de dos de sus hijas, discapacitadas psíquicas, concluyó ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Castellón.

El forense que reconoció a las chicas, una de 23 años en la actualidad y la otra aún menor, aseguró que, mentalmente, «es como si estuviéramos frente a una niña de 6 años y otra de 7 u 8».

El especialista dijo que la menor de ellas siente «terror» hacia su progenitor. Una sensación que el médico percibió en las dos entrevistas que mantuvo con la afectada. «Le cambiaba la expresión cuando yo sacaba el tema de los abusos y se encogía, con miedo», explicó el forense al tribunal. Otra doctora del Instituto de Medicina Legal de Castellón confirmó el dictamen de su compañero. Ambos sostuvieron que las víctimas, con discapacidades mentales del 70 y el 75%, no tienen capacidad para discernir entre el bien y el mal y tampoco de comprender la gravedad de los hechos que se enjuician.

Otras dos psicólogas que se entrevistaron con la menor de las afectadas dieron «credibilidad» a su testimonio, en el que les hablaba, a su manera, de malos tratos y abusos sexuales.

El fiscal mantuvo en su informe la petición de 15 años de cárcel para V.R.V., aunque añadió la solicitud de que el tribunal le imponga 16 años de libertad vigilada al cumplir la pena de prisión.

DEFENSA

Durante la primera sesión del juicio, que se celebró el pasado lunes, el acusado negó los hechos tajantemente. Dijo, en declaraciones a este diario, que todo se trataba de un «montaje» por un desacuerdo familiar a cuenta de un préstamo económico.

Por su parte, otras dos hijas de V.R.V. dibujaron una convivencia plagada de malos tratos. Una de ellas, que es la tutora legal ahora de una de las jóvenes discapacitadas, llegó a aseverar que su padre les pegaba «con palos» y «con la goma del butano».

Ambas dijeron que sospechaban que en la casa pudiesen cometerse abusos y confirmaron que V.R.V. dormía en la misma cama que una de las chicas.

Temas relacionados