+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Mediterráneo:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

POSIBLE MALTRATO INFANTIL

Investigan la muerte de un bebé de 2 meses en Ourense

Las alarmas saltaron al ingresar al hermano mellizo con fractura de costillas

 

EFE
14/03/2019

La unidad de delincuencia especializada de la Policía Nacional de Ourense investiga las circunstancias que condujeron a la muerte de un bebé de dos meses el pasado 4 de marzo en Ourense y el posterior ingreso de su hermano mellizo en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital público de esa ciudad.

Las alarmas saltaron precisamente cuando el hermano mellizo tuvo que ser trasladado al centro hospitalario con una fractura en las costillas, según publicó ayer mismo el diario La Región, hecho que provocó que la Policía y el juzgado orensano activasen los protocolos pertinentes en estos casos con fin de aclarar tanto las causas del fallecimiento como de las lesiones del otro menor, coincidentes en el tiempo.

DILIGENCIAS PREVIAS // Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSJG) informaron ayer de que por el momento «no hay investigados en la causa», aunque existen unas diligencias previas incoadas «como pasa siempre en este tipo de fallecimientos».

Con todo, «dada la naturaleza del caso», no han facilitado más datos sobre la investigación, que continúa su curso y que se encuentra bajo secreto sumarial.

Sobre lo ocurrido, fuentes conocedoras del caso señala que la Fiscalía de Menores incoó un expediente de protección para que la Xunta de Galicia se hiciera cargo del menor ingresado, a la espera de que avancen las pesquisas.

A este respecto, fuentes de la Consellería de Política Social consultadas ratificaron que el Gobierno gallego ha asumido «la guarda provisional del niño» tras analizar los informes médicos y coliciales y después de la visita de una trabajadora social, y que es el paso previo a la tutela.

El motivo, según añadieron las mismas fuentes, es para «garantizar la seguridad del menor», que podría encontrarse en una situación muy elevada de riesgo.

Con todo, desde la Conselleria se insiste en que se trata de «una medida provisional que se toma ante la posibilidad o la duda de que el bebé pueda estar en una posible situación de riesgo».